lunes, 15 de octubre de 2012

Víctimas del fascismo español: Lluís Companys

En el aniversario 72 de su asesinato a manos de la dictadura franquista en España

    El político republicano y abogado español Lluís Companys i Jover nació en Tarrós,  Lérida, el 21 de junio de 1882 y murió fusilado a manos de los fascistas de Franco, en Barcelona, el 15 de octubre de 1940.
   De ideología catalanista y republicana, líder de Esquerra Republicana de Cataluña y presidente de la Generalidad de Cataluña  desde 1934, durante la Guerra Civil Española y en el exilio francés hasta su fusilamiento por las autoridades franquistas.  
   Exiliado tras la Guerra Civil, fue capturado por Pedro Urraca Rendueles, un agente de la policía franquista que colaboraba con la Gestapo. Fue extraditado a España, torturado, sometido a un Consejo de Guerra y fusilado.
   Abogado de formación, participó desde comienzos de siglo en diversos movimientos republicanos contrarios al régimen de la Restauración, combinando en su ideario el izquierdismo con el catalanismo y repartiendo su actividad entre la lucha política y sindical.
   En 1921 fue elegido diputado, al mismo tiempo que creaba la Unión de Rabassaires  para llevar el sindicalismo al medio rural catalán.
   En 1931 fundó el partido Esquerra Republicana de Catalunya, junto con Macià y Tarradellas. Tras la victoria de las candidaturas republicanas en las elecciones de abril participó en la ocupación del Ayuntamiento de Barcelona, desde donde proclamó la República Catalana como Estado integrante de una «Federación Ibérica».
   Reconducido el proceso político catalán al marco común de la Segunda República Española, Companys actuó como portavoz de su partido en las Cortes, hasta que, aprobado el Estatuto de Autonomía para Cataluña, fue elegido presidente del Parlamento catalán (1932). Durante el verano de 1933 ejerció brevemente como ministro de Marina en el gobierno de Azaña.
   Al morir Macià en 1934, Companys le sucedió como presidente de la Generalitat o gobierno autónomo catalán. En aquel mismo año aprovechó la revolución lanzada por las izquierdas contra la amenaza fascista que veían en Gil Robles para proclamar nuevamente la soberanía de un «Estado Catalán» integrado en la República Federal Española; el ejército aplastó aquella rebelión y Companys fue detenido y condenado a trienta años de cárcel.
   Sin embargo, fue amnistiado tras el triunfo del Frente Popular en las elecciones de 1936, en las que obtuvo acta de diputado. Durante la Guerra Civil que estalló a continuación (1936-39), siguió presidiendo la Generalidad hasta que, perdida la contienda, huyó a Francia. Fue detenido por los nazis tras la invasión alemana de Francia (1940), entregado al gobierno de Franco y fusilado en el castillo de Montjuich.