domingo, 7 de septiembre de 2014

Bendita Oshún en tu día ¡Yalodde Omoriyeyeo!



   En Cuba, hablar de Oshún es casi lo mismo que hablar de la Santísima Virgen de la Caridad del Cobre, quienes quedaron hermanadas por ese sincretismo religioso-cultural que hace perder las barreras entre la religión católica venida de España, y los cultos yorubas que llegaron para quedarse en los barcos negreros cargados de esclavos procedentes de África.
   Ambas se celebran el 8 de septiembre y no es difícil encontrar en los templos católicos que adoran la imagen de la Virgen, entrar a los iyawós recién consagrados ante Oshún, llevando sus ofrendas ante el altar de la sagrada imagen que es un todo mixto y místico en la fe de los cubanos.
   Para los amantes de los rituales afrocubanos de origen yoruba y lucumí, Oshún  representa la intensidad de los sentimientos y la espiritualidad, la sensualidad humana y lo relativo a ella, la delicadeza, la finura, el amor y la feminidad.
   Es protectora de las gestantes y las parturientas; se representa como una mujer bella, alegre, sonriente pero interiormente es severa, sufrida y triste.
   Ella representa el rigor religioso y simboliza el castigo implacable. Es la única que llega a donde está Olofi para implorar por los seres de la tierra. En la naturaleza está simbolizada por los ríos. Es la apetebí de Orunmila y está relacionada con las joyas, los adornos corporales y el dinero.
   Oshún es la diosa del río que lleva su nombre en Nigeria. Se dice que vivió en una cueva que aún existe en Ijesa, al norte hacia el río Nilo. Fue la segunda esposa de Shangó.

   En Nigeria es adorada en muchas partes, aunque es en la ciudad de Osogbo, por
collares de Oshún
donde pasa su río donde tiene la mayor cantidad de creyentes.
El nombre Osogbo proviene de la unión de Oshún y Ogbo. Ella salvó a esta ciudad por eso su rey la llamó de esa manera. En África su mensajero es el cocodrilo. Sus seguidores llevan ofrendas al río y le piden sus favores.
   Oshún es la Orisha del agua dulce. Su nombre proviene del Yorùba Osún. Salvó al mundo volando como un aura tiñosa (Ibú Kolé), especie de buitre. También habló con Olofi, cuando Olokún mando el diluvio. Fue Yemayá quien le dio la fortuna de que su casa fueran las aguas dulces. Pidió la intervención de las mujeres en el consejo de los Orishas.
   Se recibe como Orisha tutelar, debiendo hacerse con anticipación una ceremonia en el río.
Por haber salvado al mundo todos los Iyabó antes de coronar Osha Akua Kua Lerí deben dirigirse al río a darle cuenta con su respectivo Ochinchin y darle Obí.
   En el sincretismo se le compara con la Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Su número es el 5 y sus múltiplos.
   Su color es el amarillo en todas sus tonalidades.
   Se saluda ¡Yalodde Yeyé Kari! ¡Yeyeo! ¡Omoriyeyeo!.
   Oshún es hija de Obbatalá y Yemayá, hermana de Oyá y Obbá, fue esposa de Oggún, Orunla, Oshosi con quien tuvo a Logún Ede y de Shango con quien tuvo a los Jimaguas Talako y Salabí (Ibeyis). Íntima amiga de Elegguá, quien la protege.
   En el Oráculo del Diloggún (caracol) Oshún habla por Oshé (5), Obbara meyi (6-6), Eyeunle (8) y por Ofún Mafún (10).
   Entre las herramientas de Oshún encontramos un receptáculo o sopera de loza de
sopera o receptáculo donde vive de Oshún
color amarillo o de varios colores predominando el amarillo. Oshún lleva 5 otá que viven dentro de la sopera con agua de río.
   Sus atributos principales son un sol, una mano de caracoles, espejos, peines, aros, 5 adanes (remos), peces, abanicos, abanicos de sándalo, de plumas de Ibú Kolé, de plumas de pavo real, coronas, corazones, caracoles, conchas, botecitos, corales, irukes de rabo de caballo de color claro, campanilla, pañuelos, media luna, dos remos, una estrella, y otros atributos.
   Sus Elekes (colares) más tradicionales se confeccionan intercalando cuentas amarillas y doradas o 5 cuentas amarillas, 1 ámbar, 5 doradas.
   Usa un abanico de sándalo amarillo o de plumas de pavo real con el cual se abanica. Oshún hace sonar sus cinco brazaletes de oro. Una media luna, dos remos, una estrella, el sol y cinco pequeñas campanitas que van con su vestido. Estos objetos pueden cambiar de acuerdo a su camino.
   Viste un vestido amarillo, ceñido por una faja con un romboide en el estomago. El vestido lleva campanillas en algunos puntos.
   El baile de Oshún es el más sensual. Se ríe como Yemayá y sacude sus brazos para hacer sonar sus brazaletes. Oshun sube los brazos por encima de su cabeza para enfatizar sus encantos.
   Mientras baila, hace movimientos voluptuosos y les pide sexo a los hombres con sus
manos extendidas y movimientos bruscos de las caderas. Pide miel, mostrando la dulzura del sexo y la vida. Puede imitar que rema en un pequeño bote. Cuando se peina el pelo o se admira en el espejo, es muy estirada mirando por encima de su nariz a los que están a su alrededor.
   Se le ofrenda su comida predilecta Ochinchin, hecha a base de camarones, acelga, cebolla, ají, escarola, aceite de oliva, vino blanco seco y huevos, palanquetas de gofio con miel, miel de abejas, lechuga, escarola, acelga, arroz amarillo, tamales, harina de maíz, ekó, ekrú, olelé con azafrán, dulces de todo tipo y frutos del río. Se le inmolan chivo capón, gallinas, gallinas de Angola, palomas, jicotea, etc. Sus Ewe son amor seco, anís, añil, bejuco carey, bejuco péndola, boniato, bruja, calabaza, espinaca, canela, girasol, lechuga, acelga, malvaté, mango, manzanilla, guamá da costa, perejil, hierba de la niña, vetiver, pringa hermosa, hierba caimán, pomarrosa, geranio de olor, avellano de costa, melón de castilla, chayote, grosella, hoja menuda, etc.
   Para coronar este Osha debe haber recibido antes a los Orishas guerreros. Luego durante la coronación se deben recibir los siguientes Oshas y Orishas: Elegguá, Obbatalá, Oke, Yemayá, Shangó, Ogué, Oshun, Aggayú y Oyá.

Características de los Omó (hijos) de Oshún
   Los hijos de Oshún son simpáticos y alegres, tienen un gran deseo de ascensión social, les gusta mandar, son de llevar los chismes, curiosos, son sensuales, les encantan las joyas, la ropa y los buenos perfumes.
   Muchas veces temen chocar con la opinión pública a la que le prestan demasiada importancia.