domingo, 28 de octubre de 2012

Científicos cubanos: Juan Guiteras Gener, aniversario 87 de su fallecimiento

El destacado médico higienista, epidemiólogo, escritor y pedagogo cubano Juan Guiteras Gener, fue uno de los más importantes de su especialidad en Cuba, defensor de la gloria de Carlos J. Finlay. Considerado el padre de la parasitología médica nacional. Rebasó los límites nacionales para convertirse en una voz autorizada mundialmente en su época. Fue director de Sanidad; primer presidente de la Federación Médica de Cuba; miembro de la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana; y destacado patriota de la emigración revolucionaria.
Nació en Matanzas, el l 4 de enero de 1852, quien fuera una gloria de la medicina cubana y americana, un cubano digno y patriota que, a pesar de haber vivido por 30 años en los Estados Unidos de Norteamérica, donde se graduó como médico, se especializó como Patólogo y se convirtió en autoridad de la Medicina Tropical, supo estar siempre al lado de la causa de su Patria y no vaciló en regresar a ella y ponerse al servicio de la Sanidad Médica de su época, a la que ayudó a constituir, junto a nuestro ilustre Carlos J. Finlay.
Hijo de Eusebio Guiteras y Font, y de Josefina Gener y Puñales, ambos primos y vástagos de encumbradas familias de la ciudad de Matanzas, que dieron a esa provincia y país personalidades en la Historia, en la Literatura y en la Pedagogía, pero, sobre todo, forjadores de una nacionalidad que ya sentían bullir en su sangre cubana, y que dejaron plasmada en su pensamiento y obra, pues muchos de sus miembros lucharon y dieron sus vidas en las guerras por la independencia de Cuba.
No en balde nuestro Héroe nacional se refirió a ellos en varias ocasiones, expresando que “.... los Guiteras eran hombres de veras...”, y que “...a los padres que nos enseñaron a pensar no los olvidaríamos los cubanos que en ellos aprendimos a leer, en sus libros de lectura, en su Historia de Cuba y en su traducción de La Eneida.”
Juan Guiteras Gener estudió sus primeras letras en el colegio matancero “La Empres”, fundado por su tío Antonio Guiteras Font, y del cual también fue director su padre, Eusebio Guiteras. Este colegio fundado por discípulos de Don José de La Luz y Caballero fue un verdadero faro de luz que guió el pensamiento matancero hacia una conciencia nacional independentista. En este claustro también termina su enseñanza secundaria, graduándose de Bachiller en Artes en 1867, pasando en 1868 a cursar la preparatoria de Medicina en La Habana y el primer año de la carrera.
En 1968, por agravarse la persecución española hacia las familias Guiteras-Gener al comienzo de la Primera Guerra de Independencia, sus padres tienen que emigrar a los Estados Unidos, estableciéndose con los que ya antes habían emigrado hacia Filadelfia, por lo que Juan Guiteras continúa sus estudios de Medicina y de Filosofía en la Universidad de Pensilvania, donde se gradúa como Doctor en Medicina y en Filosofía.
Por curiosa coincidencia, esta misma Alma Mater unos años antes había acogido en su seno, en las aulas de Medicina, a Carlos Juan Finlay y Barrés, personalidad cimera de la Medicina cubana, a cuyo nombre estará siempre ligado el de Juan Guiteras y Gener.
El Dr. Juan Guiteras alcanza en ese mismo año de 1873 un primer premio en la Universidad de Pensilvania por su tesis de grado “Influencia de la actividad funcional sobre el desarrollo del esqueleto”, trabajo realmente novedoso para la época, que ponía de manifiesto los cambios estructurales debidos a la función que ejercitarían dichas estructuras anatómicas.
Desde su graduación en 1873 hasta su asentamiento definitivo en su patria casi 30 años después del obligado exilio de 1869, realizó actividades como médico Interno del hospital de Filadelfia en 1873, médico de visita del propio hospital desde 1874 hasta 1879, que confecciona el primer texto de Patología de la Universidad de Pensilvania, donde fue Instructor de Semiología, y médico de la Sanidad Marítima de EE.UU. en el “Marine Hospital Service” en 1879, sirviendo en los hospitales de San Luis, New Orleans, Galveston, Key West y Charleston como perito técnico de diversas epidemias de fiebre amarilla.
En ese mismo año de 1879 es designado por el gobierno de los Estados Unidos en unión de los Dres. Stanford E. Chaille y J.M. Sternberg para estudiar la histopatología y las condiciones de producción de la fiebre amarilla en Cuba, ocasión en que conoce a Carlos J. Finlay y es presentado a la Real Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana, siendo elegido el 14 de diciembre de 1879 como corresponsal en los Estados Unidos de Norteamérica de la Academia de Ciencias, y manteniendo desde entonces estrecha correspondencia con Finlay.
En 1883 hace un breve viaje a Cuba y se casa con su prima Dolores Gener, regresando juntos a Estados Unidos.
En 1884 es valorado entre profesores de la talla del inglés William Osler para optar por una Cátedra en la Universidad de Pensilvania.
En 1885 es enviado por el Servicio de Marina a Charleston, donde es nombrado profesor de Patología y Clínica Médica de la Escuela de Medicina de Charleston.
En 1889 es designado profesor de Patología de la Universidad de Pensilvania y Patólogo del hospital de Filadelfia, renunciando a sus cargos en la Escuela de Medicina de Charleston y en el Marine Hospital Service.
Muere el 28 de octubre de 1925 tras una grave afección cardíaca que padecía.