martes, 23 de octubre de 2012

El Valle de Viñales: Patrimonio de la Humanidad, en el aniversario 33 de su declaración como Monumento Nacional de Cuba

-->
   El Valle de Viñales está ubicado en la provincia de Pinar del Río, zona más occidental de Cuba, en la Sierra de los Órganos, exactamente en el grupo montañoso de la Cordillera de Guaniguanico.
   Este Valle y gran parte de la sierra que lo rodea fue aprobado en 1999 como Parque Nacional y, en diciembre de ese mismo año, fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad, en la categoría de Paisaje Cultural. Posee además la condición de Monumento Nacional, que recibiera por Resolución en 1979.
   El Valle de Viñales es una de las áreas más conocidas y atractivas de Cuba, presenta un escenario excepcional, que, entre otras, lo caracteriza la fusión de su espectacular belleza natural, conservación del medio ambiente, la armónica acción del hombre en el cultivo de frutos menores, forraje y esencialmente el cultivo del tabaco, cuyos métodos tradicionales de cultivo y producción, logran el reconocimiento universal del habano como uno de los de mejor calidad del mundo.
   También existen en el Valle construcciones con patrones indígenas como la llamada casa de tabaco, el conocido vara en tierra y el típico bohío cubano que al integrarse a sus valores naturales, mogotes, diferencias del relieve, contraste entre el rojo de los suelos y el verde de los cultivos conforman un valor estético y socio- cultural excepcional, todo este conjunto fundamenta el criterio de Paisaje Cultural en evolución donde se evidencia su actividad social vinculada al modo de vida con un proceso evolutivo y al mismo tiempo, muestra significativas evidencias materiales de esta evolución en el tiempo. Existen instalaciones turísticas, carreteras para el recorrido por el lugar, miradores y un centro espeleológico nacional.
   Se encuentra en el municipio de Viñales, uno de los 14 con los que cuenta la provincia, ubicado en el centro y norte de este territorio. Al este limita con los municipios de La Palma yConsolación del Sur, al sureste.
   Al oeste con el municipio Minas de Matahambre y al sur con el municipio de Pinar del Río. Al norte coincide con las aguas del Golfo de México y el Estrecho de la Florida. Su territorio cubre una superficie de 741 kilómetros cuadrados.
   El viajero que llega al valle desde La Habana, va disfrutando de la variedad de tonos del verde cubano, y cuando arriba al Valle percibe un cambio drástico y sobrecogedor; la complicidad entre la naturaleza y el silencio hace que el visitante se sienta dueño de una belleza natural majestuosa, que se halla por todas partes, desde la Cueva del Indio, con su río subterráneo, hasta el Mural de la Prehistoria, el Rancho San Vicente y el fabuloso Mirador de Los Jazmines.
   Existen unas formaciones montañosas, únicas en la Isla, llamadas mogotes. Estos mogotes constituyen formaciones geomorfológicas  muy singulares, de gran diversidad de formas, que llegan a medir, en algunos casos, centenares de metros de altura. Sólo son comparables con las localizadas en China y la península de Malaca.
   En el valle existen otras elevaciones, como Alturas de Pizarras, las cuales están constituidas por una variedad de rocas, las más antiguas existentes a lo largo del país y también en el área caribeña.
   En el valle de Dos Hermanas, podemos encontrar el Mural de la Prehistoria, pintado sobre el mogote llamado Pita. Este mural muestra la evolución de la vida en sentido natural en Cuba.
   Se puede encontrar en una ladera perpendicular, que se limpió antes para poder realizar este trabajo. La roca fue lavada y se hicieron drenajes en ella para evitar, en un futuro, la erosión a causa de la lluvia. Se extiende a largo del Valle por 120 y los 160 metros de longitud. Su autor fue Leovigildo González Morillo, ya fallecido, quien fuera Director de Cartografía de la Academia de Ciencias de Cuba. En él están representados indios Guanahatabeyes, especies de mamíferos, animales gigantescos, así como algunos moluscos.
   En el Mural de la Prehistoria se puede ver, en 12 piezas, el proceso evolutivo de los hombres y de los animales en la Sierra de los Órganos, en sus distintas etapas.
   Como rasgo peculiar tenemos que, pintar o retocar la pintura ya existente en él, implica un proceso complicado y riesgoso que toma 5 años en concluir; se pinta totalmente a pincel.
   En el Valle se pueden encontrar varias cuevas, muy significativas en cuanto a forma y originalidad, como la de “José Miguel” y la del “Indio”. La última es una caverna, que llega a alcanzar los 300 metros de extensión, en cuyo interior corren 2 ríos subterráneos.
   También está la denominada "La reina de las espeluncas", la Gran Caverna de Santo Tomás, caracterizada y topografiada por el Dr. Enrique Nuñez Jiménez, tercer descubridor de Cuba; es mucho mayor, pero no tan accesible y tal vez no tan atractiva para el público en general.
   En la Cueva del Indio, además de las diversas formas y figuras formadas por las estalactitas y estalagmitas, se han encontrado pinturas y restos de los utensilios y entierros de las culturas cubanas precolombinas.
   Sin embargo, para quienes la visitan, lo que resulta sumamente atrayente es el recorrido en bote por el río San Vicente, que por ella corre.
Esta cueva se encuentra próxima a la carretera de Viñales a San Cayetano. A unos cinco y medio kilómetros de la ciudad de Viñales, antes de llegar a San Vicente.
   Con relación a su flora, ésta se clasifica de una evolución atípica, muy variada en términos de especies con características de reliquias del pasado; existen en el Valle alrededor de 17 especies botánicas Endémicas que no se encuentran en otro lugar del mundo.
   Su máximo exponente es la Mycrocycas Calocoma , conocida como Palma Corcho, única especie declarada Monumento Nacional. Se trata de un fósil viviente de 150 millones de años de edad, la palma más antigua de las Antillas, que tiene la particularidad botánica de fijar el nitrógeno en la atmósfera debido a una bacteria llamada Beijerinckia, que vive dentro de esta planta.
   Esta especie fanerógama de fósil viviente, es particularmente abundante en el territorio cercano al Valle.
La fauna es relevante por su marcada diferenciación, y es la unión de los diferentes  ecosistemas la que favorece su diversidad. La mayor riqueza específica e individuos por especies, se encuentra en los ecotonos o zonas de transición.
   Este sitio posee una gran variedad de aves, reptiles, mamíferos y moluscos; entre los invertebrados puede mencionarse la presencia de endémicos, como es el caso de la familia Papilionidae con la especie Parides Gundlachianus.
   Desde el punto de vista geomorfológico en el Valle de Viñales se manifiestan diferentes tipos de relieve donde aparecen:
   Montañas tectónico erosivas labradas en calizas en forma de mesas y mogotes. Estas son impresionantes y pueden aparecer aisladas o en grupos; sus laderas son verticales y sus cimas redondeadas, se encuentran alineadas por lo general y separadas por profundos cañones estrechos, con pendientes que superan el 25%.
   Montañas tectónico erosivas labradas en rocas terrígenas en forma de cerros. Estas elevaciones se encuentran muy diseccionadas, tanto vertical como horizontalmente, sus pendientes son del rango de 15-25%. Las alturas no sobrepasan los 300 metros, los cerros son aplanados en la cima.
   Alturas hasta 200 metros. Son relictos de calizas jurásicas que son similares a las montañas calcáreas, diferenciándose de éstas por el mayor grado de erosión y carsificación.
   Llanura fluvio-marina. Esta llanura coincide con el Valle de Viñales. Tiene forma plana a ligeramente ondulada, generalmente se desarrolla sobre rocas carbonatadas. Las alturas pocas veces sobrepasan los 120 metros, esta llanura además se corresponde con las poljas marginales.
   Escarpe tectónico – denudativo. La altura supera los 150 metros, entre una y otra estructura pueden llegar a tener una diferencia mayor de 30 metros; las pendientes sobrepasan el 10%.
   En el área de Viñales se conocen 47 sitios arqueológicos. De ellos, 19 están vinculados a comunidades aborígenes de la época prehispánica de la Historia de Cuba, donde pueden encontrarse evidencias de sus ritos funerarios, y 28 están relacionados con esclavos cimarrones de origen africano. Estos últimos se piensa que hayan sido paradero de cuadrillas o verdaderos palenques del siglo XIX.
   El poblado de Viñales, ubicado en el Valle, conserva el tradicional escenario de un asentamiento de agricultores, representado por su calle principal, galerías de columnas a sus lados y casas de tejas rojas que favorecen sus condiciones climáticas, dándole una apariencia singular y agradable.
   En el período Jurásico este territorio estuvo compuesto por mar, deltas y llanuras del desaparecido continente, teniendo como elementos básicos de la geología local las piedras calizas, donde se encuentran abundantes fósiles de ammonites, peces y  esquistos fósiles del dinosaurio terrestre "Diplodocus" y el dinosaurio marino  "Ichtyosaurus".
   Sus pobladores son personas de carácter afables, hospitalarios y muy conocedores de su labor económica principal, que además de la agrícola se dedican al servicio turístico, debido a las atracciones de los visitantes de las bellezas paisajísticas del lugar.