viernes, 19 de octubre de 2012

Bloqueo económico de Estados Unidos contra Cuba: una criminal guerra que ya dura 52 años

   El 19 de octubre de 1960 la administración estadounidense decretó el bloqueo comercial, económico y financiero contra Cuba, reforzado a lo largo de cinco décadas a pesar de la condena internacional, sin que haya podido doblegar a nuestro pueblo.
   Desestabilizar a Cuba, que dependía en un 80 por ciento del mercado estadounidense, para hacer fracasar la Revolución democrática, nacionalista y antiimperialista que triunfó el Primero de Enero de 1959, fue el objetivo del bloqueo comercial, económico y financiero que decretó el presidente de Estados Unidos, Ike Eisenhower el 19 de octubre de 1960.
   Desoyendo la solidaridad y el abrumador respaldo mundial contra la injusta medida, los mandatarios de la Casa Blanca la han reforzado, a pesar también de que la unidad del pueblo cubano ha mantenido firme la decisión de ser libre e independiente.
   Cuba ha recibido por más de tres lustros el apoyo creciente de más de 180 países, que en el mismo seno de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas han clamado por que se ponga fin a tan criminal y arbitraria medida, que obliga a los habitantes de la Isla a superar el cerco económico, financiero y comercial, que ha causado pérdidas estimadas de un billón 66 mil millones de dólares -teniendo en cuenta la depreciación del dólar.
   Las exigencias al inmediato levantamiento de la criminal disposición aíslan a Washington cada vez más del resto de la comunidad internacional, que se ha sobrepuesto a las presiones a la hora de decidir su posición en el lado correcto. Sin embargo, la intransigencia del asedio implantado con la Isla se mantiene, recrudecido con las leyes Torricelli y Helms-Burton.
   Como ha dicho el canciller cubano Bruno Rodríguez en la Organización de Naciones Unidas, en manos del actual presidente Barack Obama está el modificar el cerco de medio siglo que ha agravado la crisis en Cuba al encarecer los productos necesarios, limitar las compras de tecnologías, impedir la adquisición de medicamentos para curar o mejorar la calidad de vida, incluso de niños.
   También se prohíbe el uso del dólar en las transacciones hacia nuestro país, y a las empresas cubanas el transporte de viajes Estados Unidos-Cuba, entre otras acciones.
   No obstante, cada vez es mayor el consenso de la sociedad norteamericana a favor de poner fin a dicha política.
   Para concluir, citamos la Reflexión del 21 de abril de 2009, titulada “Obama y el bloqueo”, en la cual el compañero Fidel expresa:
“¿Debemos esperar tantos años para que suspenda su bloqueo? No lo inventó, pero lo hizo suyo igual que otros diez presidentes de Estados Unidos. Se le puede augurar por ese camino un fracaso seguro como el de todos sus predecesores. Ese no fue el sueño de Martin Luther King, cuyo papel en la lucha por los derechos humanos iluminará cada vez más el camino del pueblo norteamericano”.

Parte del texto fue tomado del blog http://tischikmariasol.blogspot.com