viernes, 3 de octubre de 2014

Igború, igboya, igbocheché Orula…. Maferefún Ifá este 4 de octubre



   Los adoradores del culto de Ifá están de fiesta este 4 de octubre, fecha en que todos celebran el día de Orula, el Orisha de la adivinación, el dueño del oráculo supremo.
   Para los seguidores y amantes de los cultos afrocubanos, Orula u Orunmila, es el Orisha de la adivinación, el oráculo supremo. Es el gran benefactor de la humanidad y su principal consejero. El revela el futuro a través del secreto de Ifá. Es así mismo un gran curador, quien ignore sus consejos puede sufrir los avatares producidos por Eshu.
   Orula representa la sabiduría, la inteligencia, la picardía y la astucia que sobreponen al mal. Cuando Olodumare creó el Universo, Orula estaba ahí como testigo. Es por eso que él conoce el destino de todo lo que existe. Es por eso que se le llama el eleri-ipin ibikeji Olodumare (Testigo de toda la creación y el segundo al mando de Olodumare).

La leyenda de Remigio Herrera, Addeshina
Remigio Herrera - Addeshina - Obara Melli
   El primer balabawo llegó a Cuba hace casi de 200 años. Cuenta la leyenda que fue un joven negro, procedente de África Occidental, que respondía al nombre de
Addeshina (que significa corona abre-caminos). En Ifá era awó Orunmila Obara Meyi.
   Se dice que en el momento en que Addeshina fue capturado como esclavo en su África natal, se encontraba dándole de “comer” (haciendo sacrificios) a sus atributos religiosos.
   Sorprendido por los esclavistas, se tragó los ikines (nueces de palma), y luego los defecó en el barco en el que lo traían a Cuba. Así llegó a la isla el primer Ifá.
   Al llegar a tierras americanas, fue rebautizado por sus amos españoles como Remigio Herrera, y entre sus labores estaba la de conducir coches, hacer mandados, entre otros menesteres domésticos en una casona del poblado habanero Guanabacoa.

Carlos Addebí
   Unos años después, llegó a Cuba como esclavo otro babalawo, conocido como Carlos Addebí, cuyo astral como olúo era Ojuani Bocá.
. Addebí también vino con conocimientos de Ifá de África. Cuando fue comprado como esclavo, también empezó a trabajar en una finca en la provincia de Camagüey, en labores domésticas y ganó tanta confianza de su amo, que le aconsejaba en los negocios.
   Se cree que el primer ekuele que existió en Cuba lo elaboró Addebí, con una soga de majagua y cáscaras de naranjas secas, que usó para adivinar el futuro de un grupo de amigos de su amo, lo que le permitió conseguir su libertad.
   Después de estar libre, Addebí decidió marcharse de Camagüey y enrumbó a La Habana, asentándose en Guanabacoa.
   Un día, accidentalmente, Addebó coincide en un camino vecinal con Addeshina
Y aunque nadie sabe cómo, empezaron a conversar de África, de los santos y de Ifá, reconociéndose los dos como babalawos.
   Addeshina le contó su historia de cómo había salvado los ikines de su Ifá y cómo los había traído en el barco negrero, cómo los lavó y cuidó después de defecarlos.
Ambos olúos coincidieron en que había que hacerle ebbó a esos ikines para que resucitaran y cobraran vida
   Addebí se ocupó de las hierbas, los animales y y así se hizo Ebbó que reafirmó en Itá el
Bernardo Rojas (Irete Tendi)
signo Obara Meyi, el mismo signo de Ifá que Addeshina traía de África, ratificándoselo en Cuba.
   Se cuenta que Remigio Addeshina solo le hizo Ifá a solo dos personas, uno de ellos Bernardo Rojas (Irete Tendi).
Cómo Addeshina ya estaba muy mayor, Bernardo Roja iba a Guanabacoa donde él vivía y le ayudaba en todo, incluso, como ya Remigio estaba tan anciano, le cortaba las uñas, lo pelaba, afeitaba, y le llevaba comida.
   Fue de esa forma que Bernardo Rojas fue adquiriendo los conocimientos y las experiencias de Addeshina, de quien se hizo su Aodé, Oyugbona.


Eulogio Gutiérrez


   También se cuenta que en el poblado de Calimete, provincia de Matanzas vivió un
negro esclavo llamado Eulogio Gutiérrez. Con la eliminación de la esclavitud, regresó a África para contactar con su tierra de origen.
   En Nigeria fue reconocido como descendiente de obbas (reyes),donde recibió el mensaje de Orula que lo reclamaba como hijo.

Tata Gaitán
   En esa época recibió a Olofi en dos ocasiones. Era respetado y vivía como noble, Fue entonces cuando le llegó la orden por parte de Orula, de regresar a Cuba, para instaurar la Regla de Ifá, la sagrada orden de los babalawos.
   Se trasladó a Regla, en La Habana, donde abrió una casa de culto a Ifá. Allí hizo sus primeros ahijados Bernabé Menocal y Taita Gaytán.





Villalonga
En  1860 llegó a Cuba un negro babalawo de apellido Villalonga, que dio origen a otra rama independiente de Ifá. Trajo de Africa un Olofi que escondió por temor a las persecuciones y que permaneció escondido más de ciento veinte años antes de ser sacado a la luz y actualmente es un fundamento vital y muy venerado.     
   Fueron estos los primeros babalawos y los que habrían de continuar en Cuba la Regla de Ifá.

Cuba ha tenido grandes babalawos, pero entre ellos destacan Bernabé Menocal, Tata Gaitán (Ogunda Fun); Bernardo Rojas (Irete Tendi); Cornelio Vidal; Asunción Villalonga; Guillermo Castro; Alfredo Rivero; Joaquín Salazar (Osá Forbeyo), Panchito Febles (Otura Nico), Cundo Sevilla; Baró (Oshe Yekú), Chinito Poey, Alfredo Rivero, Félix el Negro (Osa Rete), Andrés Bombalier (Ogunda Biode), y Miguelito Febles.