jueves, 5 de enero de 2012

Felices manipulados: Vivir en un mundo regido por la mentira y el miedo


Tomado del blog Generación F. Quisiera como todos celebrar el nuevo año y decir felicidades sinceramente pero no me animaron esta vez ni las luces de navidad, ni las tiendas abarrotadas, ni los adornos de luces brillantes por doquier. El mundo se va a la mierda y sus habitantes siguen enmudecidos ante la pantalla del televisor viendo una novela, esperando la última película o simplemente metiendo sus narices en la vida de los demás, pero a muy pocos les preocupa quien sufre o quien grita o quien será la próxima víctima. 
La mayoría prefiere creer lo que dicen las grandes cadenas de comunicación, son manipulados deliberadamente y no les importa, es más fácil seguir la corriente y estar a tono con lo que esté de moda.
Y yo no dejo de preguntarme qué pasará en esos hogares donde el padre murió en una guerra sin razón o donde algún hijo desapareció o en donde ya ni hogar existe porque le cayó una bomba de "ayuda humanitaria" que acabo con todo. 
En este mundo de rebaños guiados por la mentira y el miedo, por la indiferencia y el egoísmo, todo ha cambiado de nombre y a los valientes líderes de los pueblos se les llama dictadores, a los que aun piensan, analizan y combaten al infierno los llaman locos, a los que defienden su casa los llaman terroristas, los que mueren de hambre solo son estadísticas y los que viven flotando  enajenados son los dichosos y hasta grandes crímenes le nombran ayuda humanitaria. 
Me duele celebrar el final del año que recién acabó porque este pinta peor, la guerra, el dolor, la injusticia y el hambre son cada vez mayores y los que no están bajo las bombas, los que tienen techo y comida miran al otro lado o simplemente se sientan ante sus televisores o se van de vacaciones a festejar yo no sé qué y a esperar que el mundo sea mejor sin hacer nada y si hay algo que hacer que lo haga otro.
La modorra y la indiferencia está acabando con el mundo que muchos prefieren ignorar que es acabar con la vida, acabar con la justicia, acabar con el futuro. Pues yo les deseo que se despierten, que escuchen al que llora y que se den cuenta que cualquier día la bomba de "ayuda humanitaria" les puede caer en sus cabezas y que al fin dejen de ser felices ignorando todo lo que sucede a su alrededor, y sufran el dolor de los que sufren, y luchen y se levanten por los que lloran, o los que mueren de hambre y se den cuenta que también son responsables de lo que sucede y que si pueden hacer algo.

Tomado del blog Generación F