miércoles, 11 de enero de 2012

Profesores y estudiantes de la Universidad de Tampa visitan ciudad cubana de Cienfuegos


Un grupo de profesores y estudiantes de la universidad de Tampa visita por primera vez  la isla caribeña, con el propósito de palpar la verdadera realidad cubana. Los alumnos norteamericanos matricularon de manera opcional la asignatura de Historia de Cuba, una clase que imparte el profesor James López, descendiente de tabaqueros cubanos que hace más de un siglo emigraron a los Estados Unidos en busca de trabajo.
“A pesar de nunca haber vivido en Cuba, crecí escuchando anécdotas de mis antepasados. Soy profesor de Literatura e Historia Latinoamericana y desde hace algunos años imparto cursos que propician conocimientos sobre todo el proceso independentista de este pueblo. Siempre soñé con este viaje pues la mejor manera de saber realmente cómo es el país es conociéndolo personalmente. Mi sueño se hizo realidad y hoy estamos aquí felizmente para aprender y compartir ideas –nos explica James López, profesor de la universidad que viene al frente de sus 20 alumnos”.
Luego de la teoría recibida en clase la visita al archipiélago es un taller experimental donde descubren por sí solos la realidad de los cubanos. Su recorrido incluye la provincia de Santiago de Cuba, algunos lugares del centro del país y La Habana.

Durante su estancia en Cienfuegos conocieron sobre el funcionamiento del programa de los Joven Club de Computación y Electrónica. En su diálogo con especialistas se percataron de la importancia de este proyecto que proporciona una cultura informática a la comunidad al que tienen acceso todos los cubanos sin excepción de credo, posición social, ocupación o raza.
Para ellos trascendió el limitado ancho de banda existente en el país para la conectividad debido al bloqueo impuesto por el gobierno norteamericano. Al mismo tiempo quedaron claros de que a pesar del poco acceso a la tecnología, el pueblo cubano está plenamente capacitado para introducirse en el mundo de la digitalización. Fue un intercambio provechoso donde descubrieron una imagen diferente de Cuba y se estrecharon lazos de amistad entre los pueblos.
“En Estados Unidos existe un gran interés sobre la situación que hoy viven lo cubanos. Muchos de mis estudiantes no pudieron realizar este viaje porque la cifra era limitada. Yo pienso que a partir de este intercambio crecerá la solidaridad y lazos de hermandad entre 2 pueblos separados a penas por 90 millas –aclara el profesor.
Para todos estos jóvenes fue una sorpresa que el plan de estudio de la asignatura de Historia de Cuba incluyera un viaje al país. Experiencia inolvidable que sin lugar a dudas trascenderá las paredes de la universidad de Tampa, donde se preparan estos futuros profesionales.
“Yo me enamoré de Cuba y su gente. Quisiera poder vivir aquí. Las noticias que televisan allá distan mucho de lo que con mis ojos he visto. Aquí no veo oprimidos. Las personas caminan alegres por las calles. Son afables y comparten lo que tienen con sinceridad. Creo que los cubanos son símbolo de lucha y eso es importante que el pueblo norteamericano lo conozca –nos dice emocionada Mari Araspo portorriqueña que estudia Contabilidad en la universidad de Tampa.

Tomado del sitio digital Perlavisión, con información de Damarys Leyva Feijoó