miércoles, 4 de enero de 2012

Arremete congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lethinen contra el Instituto Smithsonian


El Instituto Smithsonian, prestigiosa institución de investigaciones en Estados Unidos resultó este miércoles objeto de fuertes críticas por parte de la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen, tras hacer pública su intención de organizar cuatro viajes a Cuba en 2012. 
El Smithsonian prevé realizar excursiones de 10 días a la Isla durante el 2012 desde Miami, con dos salidas en mayo, y otras en noviembre y diciembre, respectivamente, subraya un despacho de la agencia Prensa Latina.
Fundado en 1846, el Smithsonian constituye el complejo de museos y centros de investigación más grande del mundo, el cual agrupa 19 museos y galerías, el Parque Zoológico Nacional y nueve centros científicos.
El programa organizado por la prestigiosa institución cultural norteamericana invita a participar en un programa de intercambio cultural significativo con cubanos que están involucrados en las artes, las tradiciones culturales, la agricultura, historia natural y la educación, explica un anuncio en la página digital del centro.
La visita pretende constatar los esfuerzos en el ámbito de la restauración y protección de edificios patrimoniales en La Habana Vieja y Finca Vigía, donde vivió el escritor Ernest Hemingway, agrega.
Si bien el proyecto cuenta con una licencia especial expedida por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, los viajes están pendientes de la renovación de la licencia, aclara la información.

El anuncio, sin embargo, suscitó la arremetida de la presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, con un largo historial de furibundos ataques a la Isla, quien indicó que "esos turistas experimentarán una representación falsa de Cuba a través de una visión sesgada y un tour censurado".
Algunas voces, sin embargo, criticaron rápidamente la postura de la representante anticubana, al emplazarla por no asumir similar posición ante los viajes de la Smithsonian a China, Vietnam o Marruecos.
Su problema es que los estadounidenses puedan comprobar lo ridículo y contraproducente que resulta mantener el bloqueo y la política de "cambio de régimen" en Cuba, estimó John McAuliff, director del Fondo para la Reconciliación y el Desarrollo, organización no gubernamental con sede en Nueva York, favorable a normalizar las relaciones con la Isla.
Las declaraciones provocadoras de Ros-Lehtinen insisten en su retórica que propugna endurecer la postura de Estados Unidos contra Cuba.
En octubre, dos días después de la votación en Nueva York donde 186 países demandaron a Washington por vigésima ocasión consecutiva poner fin al bloqueo contra la isla caribeña, Ros-Lehtinen pidió a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, "acciones más contundentes contra el gobierno de La Habana".
En meses recientes, declaraciones con similar tono fueron emitidas por congresistas pertenecientes al grupo de políticos considerados por numerosos analistas como reaccionarios anticubanos: Marco Rubio, Mario Díaz-Balart, Bob Menéndez y David Rivera, entre otros.
Dichos legisladores apoyaron en diciembre la posible reversión del supuesto relajamiento de las sanciones decretadas por el presidente Barack Obama en enero de 2011.
La actual administración permite la realización de viajes académicos, religiosos, culturales o deportivos si cumplen con lo que la Oficina Oval denomina "promoción del contacto persona a persona".
A pesar de las tenues flexibilizaciones del bloqueo, las agresiones legislativas e institucionales de Washington contra La Habana se incrementaron en los últimos 12 meses.
Tanto Ros-Lehtinen como los legisladores anticubanos promueven el reforzamiento del cerco contra Cuba, fundamentalmente en lo referido al endurecimiento del bloqueo económico, el intento de ahogar las finanzas y al sector bancario de la nación caribeña y el freno a la expansión petrolera de la Isla.