lunes, 9 de enero de 2012

"Cazador de espías" norteamericano involucra a Cuba y Corea del Norte en nuevo show mediático


Teniente Coronel (retirado) Crhris Simmons
“Éramos pocos y parió catana”, reza el viejo refrán. Todavía no paran las repercusiones después del último show mediático montado contra Venezuela y su supuesta colaboración con los servicios de inteligencia iraníes para atentar contra la “seguridad nacional” de los Estrados Unidos, y ahora los chupatintas anticubanos aparecen con las historias del teniente coronel retirado Chris Simmons, quien asegura que “el intercambio de inteligencia entre Cuba y Corea del Norte probablemente se acrecentó tras la muerte del líder norcoreano, Kim Jong Il” y que eso significaría una componenda para atacar a los Estados Unidos.
La cacería de brujas parece que toma fuerza nuevamente, y este sujeto, visitante habitual de los programas de televisión en Miami diseñados para atacar, mentir y difamar contra Cuba, aparece incorporando su personaje de “cazador de espías”.
Según este versado, fanático de las luces y las cámaras, y que se autotitula “experto en inteligencia cubana”, las operaciones encubiertas de Cuba y Corea del Norte, que incluyen como socios a Pekín y Moscú, están dirigidas a los Cuerpos de Operaciones Especiales de Estados Unidos (Special Operation Forces, SOF), en particular los que brindan apoyo a Seúl.

El alucinante “caza-espías” es un veterano oficial de la contrainteligencia militar norteamericana que participó en el proceso contra la puertorriqueña Ana Belén Montes, ex funcionaria del Pentágono, y que cumple una larga condena de prisión por supuestamente entregar información sensible al gobierno cubano.
Simmons, que tiene predilección por hacer este tipo de acusaciones públicas, fue demandado hace algunos años por difamación en un tribunal federal de Miami. La demanda fue interpuesta por la activista cubanoamericana Silvia Wilhelm, quien lo acusó de hacer declaraciones difamatorias en el programa de televisión “A mano limpia” del Canal 41-AmericaTevé, en Miami.
La demandante, quien emigró de Cuba en 1961, como parte de la Operación Pedro Pan y reside actualmente en Miami, es directora ejecutiva de las organizaciones Puentes Cubanos y Comisión Cubanoamericana para los Derechos de la Familia, y una reconocida activista contra el criminal bloqueo económico, financiero y comercial que impone Estados Unidos a Cuba.