jueves, 24 de abril de 2014

Elena Poniatowska: la Sancho Panza femenina de las letras hispanas


Elena Poniatowska

   La escritora mexicana Elena Poniatowska se convirtió en la cuarta mujer en recibir el Premio Cervantes de las Letras hispanas, junto a las españolas María Zambrano (1988), y Ana María Matute (2010), y la cubana Dulce María Loynaz (1992).
   Poniatowska, que estuvo acompañada por sus hijos y nietos en la ceremonia celebrada en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá de Henares, la cuna de Miguel de Cervantes, a unos kilómetros de Madrid, también recordó a sus padres y figuras como Luis Buñuel, Alvaro Mutis o los cuatro mexicanos galardonados antes que ella con el Cervantes: Octavio Paz (1981), Carlos Fuentes (1987), Sergio Pitol (2005) y José Emilio Pacheco (2009).
   Con una gran sonrisa, la escritora no quiso empezar a hablar sin recordar antes al recientemente fallecido Gabriel García Márquez, que "dio alas a América Latina y es ese el gran vuelo que hoy nos levanta".
   En su discurso, la laureada escritora mexicana de 82 años, recordó que el Premio Cervantes se otorga “a una Sancho Panza femenina”, que “no puede hablar de molinos porque ya no los hay y en cambio lo hace de los andariegos comunes y corrientes que cargan su bolsa del mandado, su pico o su pala, duermen a la buena ventura y confían en una cronista impulsiva que retiene lo que le cuentan”.

   Vestida con el traje indígena rojo y amarillo, regalo de unas mujeres de Juchitán (en el estado de Oaxaca), la escritora hizo una encendida defensa de los pobres, de las mujeres, de los migrantes que buscan un mundo mejor, que constituyen una preocupación constante para ella, que refleja en sus novelas y artículos.
   Por su parte, el rey Juan Carlos de España, en sus palabras destacó que la obra de Poniatowska es una defensa de “la igualdad como requisito esencial del desarrollo social y humano, la educación como derecho universal y la trascendental relevancia de la mujer en las nuevas realidades sociales”.
   “Conjugando lo real y lo literario en una zona intermedia entre la crónica y la novela, nuestra galardonada aproxima la realidad a nuestras propias vidas. Y así, invita al lector a adoptar una visión crítica y lo estimula para vivir un compromiso con el ser humano”, dijo el rey Juan Carlos.
   La autora de “La noche de Tlatelolco” o “Hasta no verte, Jesús mío” recordó cómo el pueblo de a pie fue el que le descubrió “este enorme país temible y secreto llamado México” cuando llegó de Francia con su familia cuando era una niña.
   “El poder financiero manda no sólo en México sino en el mundo. Los que lo resisten, montados en Rocinante y seguidos por Sancho Panza son cada vez menos. Me enorgullece caminar al lado de los ilusos, los destartalados, los candorosos”, aseguró la escritora.
   Elena Poniatowska, donará los 125 mil euros del premio a una fundación para promover la cultura en México.