jueves, 24 de abril de 2014

Capitán San Luis: el mejor hombre de la guerrilla del Che Guevara



Capitán Eliseo Reyes - (San Luis)

En el aniversario 47 de su caída en combate en Bolivia 

   El 25 de abril de 1967, muere el capitán Eliseo Reyes Rodríguez (Rolando, en la guerrilla del Comandante Ernesto Che Guevara, en Bolivia), a consecuencia de una grave herida sufrida en el desigual combate de El Mesón, donde defendía la posición más difícil, a la salida de una curva frente al camino, para detener la irrupción del enemigo sobre uno de los campamentos de los guerrilleros internacionalistas.
   Sobre ese aciago día, el Che dejó escrito en su diario de campaña: ”Hemos perdido al mejor hombre de la guerrilla y, naturalmente, a uno de sus pilares”.  Sólo faltaban 48 horas para que este heroico combatiente, oriundo de San Luis, en la antigua provincia de Oriente, cumpliera los 27 años de edad.
   A pesar de su juventud, Eliseo se había ganado el derecho de ocupar el cargo de Comisario Político en aquella guerrilla internacionalista, gracias a su madurez de pensamiento, su entereza moral, su capacidad de liderazgo, su valentía y decisión en el combate, entre otras muchas cualidades que ya lo habían distinguido cuando integraba las filas del Ejército Rebelde, donde sus compañeros lo llamaban San Luis.
   Durante el periodo insurreccional en Cuba, El Che y Eliseo se encuentran en el campamento rebelde de El Hombrito, en la Sierra Maestra, y el Guerrillero Heroico supo captar de inmediato las cualidades de este joven de apenas 17 años de edad, quien, para su orgullo, pasa a ocupar un puesto en la vanguardia de la columna invasora comandada por el Che, donde realizaba verdaderas hazañas combativas.
   Luego del triunfo de la Revolución, el Capitán San Luis es designado, desde el 18 de octubre de 1962, como jefe del Ministerio del Interior en la provincia de Pinar del Río, donde permanece durante tres años y se gana el cariño de la población por su actitud firme, justa y revolucionaria.
   Eliseo se alista voluntariamente en el destacamento guerrillero que dirigía su antiguo jefe y con él combate por la libertad americana. El Che, al anotar la muerte de San Luis en su diario de campaña, evoca estos versos de Pablo Neruda: “Tu cadáver pequeño de capitán valiente / ha extendido en lo inmenso su metálica forma”.