jueves, 13 de febrero de 2014

Mayoría de norteamericanos pide poner fin al bloqueo de EE.UU contra Cuba

también exigen sacar a Cuba de lista de países promotores del terrorismo
    Reza un viejo refrán que “no hay mal que dure 100 años”, y 52 años después que el gobierno de Estados Unidos decidiera unilateralmente imponer un brutal bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba, el pueblo estadounidense comienza a reaccionar masivamente contra tan criminal medida y pide además que Cuba sea sacada de la lista de países patrocinadores del terrorismo.
   Hace poco días, el diario The New York Times  publicó los resultados de una encuesta realizada por el Atlantic Council, que revela un claro cambio de actitud por parte de los ciudadanos estadounidenses, así como de la comunidad cubanoamericana, especialmente en La Florida, acerca de las relaciones entre Washington y La Habana.
   Una gran mayoría de los estadunidenses y un porcentaje aún más grande de residentes de Florida apoya la normalización de las relaciones con Cuba, según un sondeo publicado el martes por el Consejo Atlántico, un centro de estudios con sede en Washington.
   En un aparente impulso a los esfuerzos para poner fin a más de medio siglo de embargo económico sobre Cuba, la encuesta indicó que el 56 por ciento de los encuestados favorece un cambio de política hacia la isla, una cifra que se eleva al 63 por ciento cuando sólo se cuenta a los residentes en Florida.
   La encuesta llega tras una serie de sorpresivos anuncios en los últimos días que podrían desafiar décadas de cruel política de aislamiento por parte de Estados Unidos hacia la isla caribeña.
   Hace apenas una semana, el exgobernador republicano del estado de Florida, Charlie Crist, que se está postulando nuevamente para el cargo en noviembre, esta vez como demócrata, dijo en una entrevista de televisión que apoya el levantamiento del bloqueo contra Cuba.
   Por su parte, Alfonso Fanjul, magnate azucarero de origen cubano y uno de los principales
donantes políticos en Estados Unidos, habló públicamente por primera vez sobre los viajes que hizo a la isla y sobre su interés en invertir allí cuando sea posible, según una entrevista difundida por el diario The Washington Post.
   El sondeo, hecho por un encuestador republicano y otro demócrata, reveló que sólo un 35 por ciento de los estadounidenses y el 30 por ciento de los residentes de Florida se oponen a una mejoría en la relaciones entre los viejos enemigos de la Guerra Fría.
   Teniendo en cuenta los resultados de la encuesta, es claramente momento de dar otra mirada a la política estadunidense hacia Cuba", dijo Jason Marczak, subdirector del Centro Latinoamericano Adrienne Arsht del Atlantic Council.
Los resultados en Florida muestran que la creencia popular sobre lo que piensan los estadunidenses acerca de la política de Estados Unidos hacia Cuba podría tener que reconsiderarse.
   Analistas políticos aseguran a menudo que los candidatos presidenciales estadunidenses apoyan la línea dura hacia la isla por temor a perder votos en el estado clave de Florida.
   Es posible que hayamos cruzado el Rubicón con este tema", dijo el senador estadounidense Jeff Flake, republicano de Arizona y un crítico del bloqueo.
   Esto nos dice que, en un porcentaje mayor al resto del país, los residentes de Florida quieren ver cambios en la política, por lo que no hay realmente ninguna razón para no avanzar ahora políticamente", agregó.
   Funcionarios de Cuba y Estados Unidos han dicho que las relaciones bilaterales han tomado un tono más pragmático en los últimos meses, con la cooperación en la lucha contra el narcotráfico, la mitigación de eventuales derrames de petróleo y temas migratorios.
   El presidente Barack Obama dijo en noviembre de 2013 en Miami que tenían que seguir actualizando las políticas estadounidenses hacia Cuba, pero no ha utilizado su poder ejecutivo desde la última flexibilización a los viajes y el envío de remesas a la isla en el 2011.
   Obama no puede levantar el bloqueo económico sin el apoyo del Congreso, donde hay una fuerte oposición entre las filas de ambos partidos.
   La encuesta, realizada por teléfono en inglés y español del 7 al 22 de enero, incluyó a mil 24 adultos seleccionados al azar entre los ciudadanos mayores de 18 años, con un número desproporcionado de los residentes y los latinos de Florida, dijo el Consejo.
   El sondeo tiene un margen de error de alrededor del 3.1 por ciento, mientras en Florida el margen de error es de un 4.0 por ciento, agregó el Consejo.


Con información tomada de internet y diario digital Milenio