jueves, 5 de diciembre de 2013

Murió Nelson Mandela: se apaga la luz más intensa del África



   Acaba de morir en Sudáfrica el legendario líder africano Nelson Mandela, a los 95 años, después meses de convalecencia y una salud resquebrajada por 27 años de injusta cárcel, por luchar por los derechos de sus compatriotas negros, segregados criminalmente por los colonizadores blancos.
   De él diría Fidel Castro, líder histórico de la Revolución cubana: “Si se quiere tener un ejemplo de un hombre absolutamente íntegro, ese hombre, ese ejemplo es Mandela. Si se quiere tener un ejemplo de un hombre inconmoviblemente firme, valiente, heroico, sereno, inteligente, capaz, ese ejemplo y ese hombre es Mandela. Y no lo pienso después de haberlo conocido, después de haber tenido el privilegio de conversar con él, después de haber tenido el gran honor de recibirlo en nuestro país, lo pienso desde hace muchos años, y lo identifico como uno de los más extraordinarios símbolos de esta era.

    Mandela es verdaderamente uno de los más extraordinarios símbolos de esta era. Grandes hombres surgen para acometer las grandes causas. El  propio Fidel Castro reflejó que lo más repugnante y odioso en este mundo, donde hay unas cuantas cosas repugnantes y odiosas, eso fue el apartheid, una política basada en la discriminación racial  acompañado por tres tragedias: una brutal desigualdad social, una cruel explotación económica y una extraordinaria represión política.
   Como mencionó  José Martí, que la libertad es como la condición primera para que germinaran todas las demás virtudes y valores. La honradez y el decoro como dichas que es necesario conquistar, es decir, luchar por ellas, para que germinen y florezcan.
   Así es la  dimensión humana, moral y revolucionaria de Nelson Mandela que aun después de 27 años en la cárcel, fue el que iluminó el camino de su pueblo a la libertad y desde su aislamiento formó los cuadros legendarios en este camino.
   Su táctica y una estrategia verdaderamente revolucionaria fueron desarrolladas con meditación, reflexión, estudio y sentido de lucha, convirtiéndolo en un extraordinario líder político, en un extraordinario e invencible luchador.
   Mandela enfrentó  una tarea verdaderamente compleja y difícil, pues a pesar de contar con la inmensa mayoría del pueblo sudafricano no fueron pocas las artimañas, ni fueron pocos los trucos, ni pocas las maniobras que los reaccionarios utilizaron  para obstaculizar el acceso del pueblo de Sudáfrica a sus metas; pero pienso que si hay algo superior a esas dificultades, es el talento de Nelson Mandela y de los dirigentes del ANC.
   Su visión, fue y es un compromiso para promover los intereses y valores de la mayoría de los sudafricanos, una África renaciendo y una sociedad de paz, democrática, no racial, no sexista, unidos y contribuyendo a un mundo justo e igualitario.
   El lema de Sudáfrica “Ike e” significa “gente diversas unidos” y fue la intención de Mandela con esto unir las fuerzas individuales y lograr unión entre pensamiento y acción. La holística integración de su pueblo con la tierra perdura como símbolo en el diseño del escudo de Sudáfrica.
   Batho Pele, una palabra en Sesotho, significa “El pueblo primero”, forma parte de los valores más altos que tiene Sudáfrica y así Mandela, siempre puso su pueblo frente a cualquier consideración personal. Esta palabra también tiene sus implicaciones muy adentro de la sociedad, donde el gobierno y sus servicios tienen que estar completamente a la disposición de su pueblo y en mejoramiento continuo. Más que una palabra, es un principio.
   Ubuntues otra regla ética sudafricana enfocada en la lealtad de las personas y las relaciones entre éstas. La palabra proviene de la lengua zulú y xhosa. Ubuntu es visto como un concepto africano tradicional.Ubuntues el concepto filosófico fundamental que le dio base a la Comisión para la verdad y la reconciliación en Sudáfrica, un concepto explicado por Mandela en un momento crítico donde había ciudadanos buscando venganza por todos los crímenes cometidos por siglos contra ellos en el régimen anterior.
   Fue un proceso único de la amnistía y la construcción de la nación. Ubuntu es, por esa razón, a menudo traducido como: “Yo soy porque nosotros somos”.
   Recibió más de 250 premios y reconocimientos internacionales durante cuatro décadas, incluido en 1992 la distinción más alta de Cuba, la  Orden Nacional José Martí  y en 1993 el Premio Nobel de la Paz.
   Mandela, aquella figura gigante que sobresale en estatura y corpulencia, como para afirmar que tanta humanidad era imposible de ser atrapada en un cuerpo más discreto.
   Sudáfrica, un pueblo en ascendencia, tuvo la  mejor suerte del mundo al  tener como su primer y verdadero presidente electo un hombre tan majestuoso e inmortal de seguir en su conducta. Te honramos Nelson Rolihlahla Mandela, nuestro Madiba, nuestro Tata, tus hijos de arcoíris.

Con información tomada del sitio digital Cubarte