domingo, 22 de diciembre de 2013

Cuba: ¿Mercenarios al poder?

Marta Beatriz Roque simula votar por George W. Bush
   Dice un viejo refrán que “por la muestra se conoce el paño” y la autotitulada disidencia cubana, en su inmensa mayoría mercenarios asalariados de la misma potencia extranjera que ha tratado de ahogar por hambre al país que los vio nacer, trata de vender la imagen de defensores de derechos humanos, y hasta buscan el apoyo de algunos que sugieren entre bambalinas que en un posible cambio dentro de la Isla, estos personajes de opereta puedan llegar a ocupar cargos públicos en la sociedad cubana.
   Es curioso que quienes sean presentados en los grandes medios como representantes de una supuesta "sociedad civil" cubana, no se escondan para enseñar públicamente por donde anden sus propios intereses políticos.
Lo mismo son recibidos en El Congreso de Estados Unidos, se fotografíen con sicarios, verdugos y terroristas, y celebren con júbilo la fecha en que Cuba pasó a ser una colonia norteamericana: el 20 de mayo de 1902.
   En Miami, algunos de los cabecillas de estos grupúsculos, como Berta Soler y otras Damas de Blanco celebraban un acto junto a veteranos de la invasión de Playa Girón y paramilitares de Alpha 66, grupo terrorista con decenas de muertos a sus espaldas mediante atentados en Cuba.
   Félix Rodríguez, exagente de la CIA y quien participó en el asesinato del legendario comandante Che Guevara, comparaba la labor de la bloguera Yoani Sánchez con su actividad terrorista durante años.
   Hace pocos días, leí en un post de alguien que sugería que en un eventual cambio dentro de Cuba, esta crápula asalariada dejarían de ser “dignos de repudio”, participarían desde sus ¿perspectivas? en la construcción del país sin que eso signifique una herejía e incluso detentarían cargos en la administración pública, en los órganos legislativos y judiciales”
   ¿Se imaginan al Coco Fariñas, con su larga carrera de huelguista profesional y una foto
Guillermo Fariñas junto a Luis Posada Carriles
sobre su buró de funcionario público cubano, posando nada menos que al lado del terrorista Posada Carriles?
   ¿O a Marta Beatriz Roque, dirigiendo una empresa y explicándoles a sus subordinados cómo es que se vota por un presidente estadounidense desde la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana?
   ¿O a Yoani Sánchez electa para cargos públicos, repartiendo mentiras sobre su propio país como hace hasta ahora y apareciendo fotografiada abrazada a la bandera yanki?
   No creo que el pueblo cubano se deje confundir tan fácilmente y se deje dirigir por esa banda de mercenarios, que en una supuesta vuelta de carnero como alguien ingenuamente sugirió, se convertirían en respetables funcionarios electos.
   Siempre digo que ojalá en Cuba existiera una oposición digna, respetable y que pensara primero en Patria, antes que tratar de devolver, en bandeja de plata y como en 1902, los destinos del país a Washington.



con información y video de Cubainformación