jueves, 25 de septiembre de 2014

Julio Estorino: Periodistas corruptos en Miami en el caso de los Cinco antiterroristas cubanos (VI)



Julio Estorino
  Cuba, la isla infinita comparte con sus lectores, una serie de trabajos publicados en el sitio digital de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), donde se revelan los resultados de investigaciones que ponen al descubierto esta sucia campaña mediática contra los Cincoantiterroristas cubanos presos en Estados Unidos, donde sus protagonistas fueron los representantes de esa mal llamada “prensa libre”, subordinada hasta el tuétano a los intereses más repugnantes del Imperio, en su afán por destruir la Revolución Cubana.

Julio Estorino: Otro connotado terrorista  que recibió 89 mil dólares durante el juicio

   Julio Estorino, comentarista de radio y director de noticias de una emisora de Miami, y columnista de Diario de las Américas, siguió cobrando hasta el 2003. En total recibió más de 200 mil dólares. Al menos, eso es lo que ha podido saberse…

   Julio  Estorino,  comentarista  de  radio  y  director  de  noticias  con  una  amplia  difusión  en  Miami, tenía  todos  los  días  —en  las  mañanas  y  tardes—programas  de  entrevistas,  y  al  mismo  tiempo  trabajaba  para  Radio  Martí.  Fue  un  frecuente  columnista  en  el  Diario  Las Américas.  Esto  incluye  el  período  del  juicio  a  los  Cinco  cubanos  es decir  del  12  de  septiembre  de  1998  hasta  las  condenas  dictadas  el  8  de  junio  de  2001.

   Cuando  el  Comité  Nacional  para  la  Libertad  de  los  Cinco  Cubanos  presentó  por  primera  vez  la  solicitud  de  Libertad  de  Información,  (Freedom  of  Information  Act,  FOIA) para  obtener  información  sobre  todos  los  periodistas  de  Miami  que  trabajan  para  las  estaciones  de  propaganda  del  gobierno  de  Radio  y  TV  Martí,  la  Mesa  Directiva  de  Transmisiones  (Broadcasting  Board  of Governors,  BBG),  dio  a  conocer  sólo  la  cantidad  de  $15,050  entregados  a  Julio  Estorino  y  sólo  para  el  período  después  que  el  juicio finalizó  (octubre  2002-diciembre  2003).

   A  través  de  una  solicitud  de  FOIA  del  periódico  Liberación,  así  como  la  información  del  Cuba  Money  Projecty  las  búsquedas  en  los  sistemas  federales  de  datos  de  gastos  (Federal  Procurement  Data  Systems),  hemos  podido  constatar  que  Estorino  recibió  $104,050.00 entre  el  15  de  noviembre  1998  y  el  1  de  diciembre  de  2003. De  esa  cantidad,  $89,000.00 fueron  pagados  durante  el  juicio  de  los  Cinco.  Enormes  esfuerzos  fueron  requeridos  para  obtener  una  lista  parcial  de  los  pagos  a  los  periodistas.  El  Gobierno  sigue  negándose  a  revelar  los  datos  totales  solicitados.  Nuestra  investigación  continúa

   Cuando  el  curriculum  vitae de  Estorino  finalmente  se  obtuvo a  través  de  una  petición  FOIA  por  parte  de  Liberación,  entonces  se  supo  que  su  contratación  ya  había  comenzado  en  marzo  de  1998,  y  no  en  el  2002.  Su  CV  indica  claramente  a  su  empleador  como “gobierno  de  EEUU”.

   Estorino  ha  sido  miembro  de  la  Junta  Patriótica  Cubana,  formada  en  la  década  de  los  80  y  que  aboga  por  el  derrocamiento  violento  del  gobierno  cubano.

   Durante  el  mismo  período  Estorino  trabajó  en  la  transmisión  diaria  de  Radio  Martí.  También  se  desempeñó como:

  Director  ejecutivo  de  un  programa  de  noticias  matutina  de  la  emisora  de  radio  derechista  de  Miami  WACC.

  Conductor  del  show  diario  de  entrevistas  de  la  WACC,  El  Portal.

  Co-presentador  del  programa  Al  Día,  un  programa  de  noticias  y  opinión  diaria.

  Desde  el  año  1997  fue  columnista  habitual  en  el  periódico  de  Miami,  Diario  Las  Américas

   Seis días después del arresto de los Cinco cubanos, en un artículo del 18 de septiembre de 1998 en el Diario de las Américas, titulado Los espías de La Habana y las intenciones de Washington, Estorino escribe:

   “A  lo  largo  del  prolongado  reino  de  terror  [de  Fidel  Castro],  muchos  han  sabido  y  casi  todos  hemos  supuesto  que,  efectivamente,  aquí,  en  este  país,  en  Miami,  entre  nosotros,  se  mueven  y  actúan  agentes  del  castrato  con  diversas  misiones,  ninguna  de  ellas  muy  buena  que  digamos”.

   Cuando  los  Cinco  Cubanos  fueron  arrestados  el  12  de  septiembre  de  1998,  de inmediato  el  clamor  de  varios  prominentes  periodistas  pagados  por  Estados  Unidos  se  hizo escuchar  exigiendo  que  los  cinco  fueran  procesados  por  la  muerte  de  cuatro  pilotos  de  Hermanos  al  Rescate  (HAR),  derribados  por  Cuba  cuando  invadían  el  espacio  aéreo  cubano.

   Cuba  había  advertido  al  gobierno  de  Clinton  que  las  invasiones  de  HAR  al  territorio cubano  dejarían  de  ser  toleradas.

   Desde  el  momento  del  derribo  de  las  avionetas  el  24  de  febrero  de  1996,  hasta  la  falsa  acusación  contra  Gerardo  Hernández  el  8  de  mayo  de  1999,  de "conspiración  para  cometer  asesinato",  la  cobertura  mediática  en  Miami  fue  virulenta  yendo  más  allá  de  cualquier  cosa  parecida  a  un  periodismo  objetivo.

   En  el  artículo  “Espionaje  e  Indiferencia” publicado  en  el  Diario  Las  Américas del  5  de  enero  del 2001, Estorino hace una falsa acusación sobre el juicio a los cinco y utiliza una supuesta infiltración de armas.

   “Por si no bastara con la vesania demostrada al derribar los aviones de Hermanos al Rescate sobre aguas internacionales, con alevosía y frío calculo, salen a la luz ahora los esfuerzos de los servicios secretos del castrato por encontrar puntos de infiltración de armas y explosivos en las costas de este país, tarea que específicamente encargaron a algunos de los implicados en esta red de espías…la única que ha sido descubierta y está siendo juzgada”.

Durante el juicio a los Cinco, Estorino recibió $89 000.

LO QUE DICE LA DECLARACIÓN JURADA DEL ABOGADO MARTIN GARBUS

   En relación con el caso de Julio Estorino, la Declaración Jurada del abogado de Gerardo Hernández Nordelo, presentada ante el Tribunal de Distrito del Sur de La Florida, el 31 de agosto de 2012, y en la cual solicita la anulación del juicio efectuado en Miami, expresa en sus párrafos 27, 28, 29, 30, 31, 32, 33,36, 37, 38, 39,40, 41, 42 y 43:

27. (…) El currículo de Estorino, encontrado en el periódico Liberation (documentos de la Junta de Gobernadores de Transmisiones obtenidos en virtud de la FOIA), demuestra que su trabajo para el gobierno de los Estados Unidos a través de la Junta de Gobernadores de Transmisiones, data del mes de marzo de 1998, unos cuantos meses antes del arresto del Peticionante (Gerardo Hernández Nordelo).

28.    En el currículo de Estorino, anexado a la solicitud de habeas corpus de Luis Medina, sedice: “Empleador: Gobierno de los Estados Unidos, Oficina de Transmisiones a Cuba...Miami Florida”. La información hecha pública en virtud de la FOIA demuestra que Estorino fue contratado por el Gobierno desde marzo de 1998 hasta nuestros días y de 1988 a 1996 por El Nuevo Herald.

29.    La información sobre Estorino que obtuvimos  en virtud de la FOIA fue escasa.   Cuando hicimos la solicitud, el Gobierno tenía mucha más información sobre Estorino, pero no nos la dio.
La información que aparece en  el sitio web del Sistema de Obtención de Datos Federales, muestra que el 15 de noviembre de 1998, la Agencia de Informaciones de los Estados Unidos pagó a Estorino la suma de $27,000 (Pago No. 00009199811BP9092015).
Este pago fue hecho a Estorino dos meses después del arresto del Peticionante.  ¿Qué hizo este “periodista” a cambio de ese dinero? ¿Qué fue lo que se le pidió que hiciera? ¿Se le pagó por un trabajo realizado o por realizar?  ¿Guardaba relación este dinero con la condena?
Habría que ser muy crédulo para pensar que no estaba relacionado con el juicio. El material obtenido en virtud de la FOIA demuestra que del 16 de octubre de 2002 al 31 de enero de 2004, se le pagaron $14,950. El currículo de Estorino, escrito por él mismo, establece claramente que su empleo en Radio/TV Martí comenzó en marzo de 1998, sin embargo, hemos tenemos poco o ningún acceso a los registros de este período crucial. 
El abogado de la defensa no contó con ninguna de estas informaciones durante el juicio inicial, porque el sitio web donde aparece el Sistema de Obtención de Datos Federales  no fue creado hasta el año fiscal de 2004, según un miembro del personal del sitio web.

30.    El 14 de mayo de 1999, inmediatamente después de que Gerardo Hernández fuese condenado por conspiración para cometer asesinato, Julio Estorino enaltece a José Basulto y condena a Hernández y sus colegas.  Alega la necesidad de una mayor cooperación entre Hermanos al Rescate y nuestro Gobierno, de modo que podamos  “contrarrestar adecuadamente el tentáculo criminal de Castro aquí, en propio suelo estadounidense”, señalando que la ejecución en “pleno vuelo fue deliberadamente planeada y ejecutada por la Dirección de Inteligencia cubana.  El brutal ataque no fue una acalorada respuesta a una provocación, sino una fría y calculada agresión: un crimen en todos los sentidos...”

31.    El artículo de Estorino finaliza así:   “Los exiliados cubanos han esperado cuarenta años para que se empiece a reconocer, aunque sea de forma implícita, que sus denuncias sobre la malvada y vil naturaleza de Fidel Castro y el sistema de gobierno que ha impuesto a nuestro pueblo no han sido exageraciones, errores o mentiras.  La vileza y maldad han llegado al territorio estadounidense y a sus ciudadanos y es tiempo de tomar las medidas pertinentes: es tiempo de que se haga justicia”.

32.    Por varias razones, la propaganda, dirigida a los 12 miembros imparciales del jurado se volvió peor después que fueron seleccionados.  Una vez comenzado el juicio, toda la comunidad supo quién eran las doce personas que decidirían la culpabilidad o la inocencia.  En primer lugar, la propaganda se hizo mucho más intensa tras iniciarse el juicio.
Fueron 194 días de intensa cobertura mediática, totalmente diferente en términos de volumen diario y especificidad, a la que existía antes de las exposiciones de apertura. 
En un bombardeo diario de lo que quisieron hacer pasar por “noticias”  (y a veces como artículos de opinión) y que no eran más que una combinación de opinión, ficción,  especulación, “uso indebido de fuentes” y una visión parcializada de la historia con un contenido falso, los medios pagados por el Gobierno dijeron al jurado, posibles testigos  y  a sus vecinos que tenía que haber una condena. 
A los miembros del jurado se les dijo que lo que estaba en juego iba más allá de la culpabilidad o la inocencia.

33.    En segundo lugar, este tema no fue analizado por el Tribunal ni por la Defensa porque antes de septiembre de 2006, ni el Tribunal ni la Defensa conocían hasta qué punto el Gobierno había gastado secretamente dinero y recursos para interferir en el juicio e influir al jurado.  El Gobierno, en su afán de buscar más y más dinero sobre la base del éxito mediático a medida que avanzaba el juicio, probablemente le dijo a los que emitían los cheques entregaban efectivo, que tanto la campaña pública como la campaña secreta privada estaban logrando influir al jurado para que se pronunciase a favor de la condena. (…)

36.    Durante el mismo periodo en que el Gobierno pagó clandestinamente a Estorino, éste también era:
1) Director ejecutivo del programa matutino de noticias de la WACC,  una estación de radio de derecha en Miami;
2) Presentador de “El Portal”,  un programa de entrevistas que transmite esa misma estación a la hora del regreso del trabajo todos los días
3) Copresentador de “Al Día”, un programa diario de noticias y opinión.  Él, al igual que los demás periodistas, era una pieza clave en los artículos y noticias que circulaban por todos los medios.  Los “hechos” y las especulaciones del Gobierno se repetían y exageraban al pasar de un programa a otro y de un medio de comunicación a otro. 

37.    Estorino ha sido columnista regular del periódico miamense Diario de las Américas desde 1997.  En “Malice Aforethought” (“Premeditación”), publicado en ese periódico el 14 de mayo de 1999, Estorino escribe: “De los argumentos ofrecidos por la fiscalía, resulta evidente que el brutal ataque no fue una respuesta acalorada a una provocación, sino una agresión fría y premeditada; un crimen en todos los sentidos, deliberado y pérfido. 
Esto debería llevarnos a reflexionar un poco sobre nuestra propia conducta y la facilidad con que a menudo dejamos que crezca la mala yerba entre nosotros, víctimas todos del mismo victimario.  Más de una vez he escuchado la desafortunada insinuación de que el presidente de Hermanos al Rescate también tuvo algo de responsabilidad en el trágico destino de la misión del 24 de febrero.  No me resulta difícil imaginar cuánto le debe haber dolido este dardo al corazón de Basulto y sí, me cuesta trabajo entender cómo podemos permitir, a menudo en una forma tan autodestructiva, que las trivialidades nos roben nuestra grandeza”. 

38.    El currículum de Estorino muestra que trabajó para Radio Paz en Miami desde noviembre de 1997 hasta al menos agosto de 2003.  En la medida en que algo pueda ser típico en este caso, la historia laboral de Muller, Alfonso, Cortina y Estorino parece típica. 

39.    Otros propagandistas a menudo ocupaban cargos administrativos desde donde podían secretamente influir y dirigir las políticas de sus estaciones.  Estorino era un miembro importante del ejecutivo de la WACC, una estación de radio dirigida tanto a los radioyentes de habla inglesa como de habla hispana, con una amplia audiencia y una de las estaciones de radio más importantes en Miami.  Estorino trabajaba  tanto en los programas de noticia como en los de opinión y había sido el director ejecutivo del Programa Matutino.  “El Portal de Miami” es uno de los programas radiales con mayor audiencia  en Miami y se centra en temas relacionados con Cuba.  Estorino tenía varios “empleadores” en esa estación de radio, como Pax Communications y Fénix Broadcasting Co., por ejemplo.

40.    La Respuesta del Gobierno trata de bloquear nuestros intentos por encontrar más información sobre Estorino.  El Gobierno no niega que  sus respuestas en virtud de la FOIA sobre Estorino fueron filtradas, redactadas y editadas.  Creemos haber encontrado, a través de otras fuentes en Internet, que presuntamente recibió una suma adicional de $28,000 el 15 de febrero de 2001, así como $34,000 el 15 de enero de 2000. No puedo decir si esta información se retuvo o no deliberadamente.

41.    Se suponía que el producto de Radio/TV Martí sería para el consumo cubano.  El Gobierno ignoró esa limitación y creó una estructura encubierta para burlarla, de modo que Miami fuese el objetivo.  El Gobierno pidió a los periodistas empleados que violaran la ley tanto en la cobertura de este caso como en la cobertura política y la cobertura de los eventos enMiami.  Sin darlo a conocer en ningún informe gubernamental,   el gobierno violó la ley al crear una amplia estructura mediática secreta para lograr la condena del Peticionante.

42.    El Gobierno escogió bien cuando seleccionó a Estorino. De acuerdo con el currículo del Sr. Estorino, los programas que hizo para Radio/TV Martí, junto con los que realizó para Radio WACC , estaban entre los de mayor audiencia en Cuba.

43.    La información en los dos programas de Estorino era la misma.  El Gobierno decidió que la repetición de los hechos, una y otra vez, en un contexto propagandístico en la radio gubernamental, era lo más apropiado para la audiencia de Miami.  El Gobierno hacia su propaganda a través del Miami Herald, El Nuevo Herald y de otros subterfugios cuidadosamente seleccionados.  A los periodistas se les pagó para que ocultaran sus identidades.  El Gobierno no solo no trató en ningún momento de castigar a los malhechores sino que les dio más y más dinero durante seis años para continuar el movimiento a favor de la condena.

(En los PDF del Comité Nacional por la Libertad de los Cinco –en español e inglés—aparece este texto