martes, 1 de octubre de 2013

Reclamo universal de inmediata libertad a los Cinco Héroes cubanos



Por Stella Calloni*

   Durante las últimas semanas una campaña mundial, inédita en la cantidad y diversidad de países y voces, demandó con un "ya y ahora" la libertad de los cinco héroes cubanos que EE.UU. mantiene injustamente prisioneros desde hace 15 años.
   La campaña, que convocó también a parlamentarios, personalidades, intelectuales, organizaciones humanitarias, políticas, sindicales, estudiantiles y populares de todo el mundo, sembró la verdad y llegó hasta las puertas de la Casa Blanca.
   En realidad Fernando González, Antonio Guerrero, Gerardo Hernández y Ramón Labañino, junto con René González, quien ya cumplió su injusta condena, conocidos en el mundo como "los cinco", son "rehenes" de una guerra terrorista, cruel y despiadada que desde los años 60 los gobiernos estadunidenses han mantenido contra Cuba.
   Sólo basta con recordar que ese pequeño país, situado a 90 millas de la potencia imperialista mundial, está sitiado hace más de medio siglo por un bloqueo ilegal e inhumano, por el hecho de haber ganado su libertad e independencia definitiva en una heroica lucha anticolonial contra dos imperios, el español (siglo XIX) y el estadunidense (siglo XX).
   Han pasado 15 años desde que la injusticia y el fundamentalismo político del poder hegemónico llevó a estos jóvenes héroes a prisión y es imposible no preguntarse la razón por la cual han sido condenados por una justicia bajo presiones, con penas tan largas, que llegan en el caso de uno de ellos a doble cadena perpetua, todo esto sin pruebas de ningún delito.

   Salvo que trabajar clandestinamente en un país, en este caso Estados Unidos, para conocer los planes de grupos terroristas que anidan en ese territorio y han asolado a Cuba, dejando miles de víctimas, destrucción y muerte en cada paso, sea un delito.
   Durante la Segunda Guerra Mundial, a aquellos hombres y mujeres que se introducían clandestinamente en las filas del nazismo-en el país que fuera necesario- para conocer sus plantes y contrarrestar los avances criminales en una tarea patriótica y humanitaria, se les llamaba y se les continúa llamando héroes.
   Eso es lo que estaban haciendo los cinco cubanos entre las redes terroristas y mafiosas de Miami, tratando de impedir sus acciones contra Cuba, mediante la infiltración no en el ejército de Estados Unidos ni en su inteligencia, sino en esos grupos que preparaban nuevos y continuos ataques..
   Entre abril y septiembre de 1997 se produjeron nueve atentados terroristas contra hoteles de turismo en Cuba, que dejaron fuertes daños y costaron la vida al joven italiano Fabio Di Celmo, quien visitaba como turista la isla.
   Esos criminales atentados estaban destinados a golpear el turismo en Cuba, vital en la grave situación económica de ese país desde aquellos tiempos del llamado "período especial" que tanto golpeó a la población y la economía de la isla, especialmente entre finales de 1991 y 1994, después de la caída de la Unión Soviética y el derrumbe del campo socialista.
   La industria turística se había convertido en uno de los pilares de la recuperación en Cuba ya para los años 1996- 97 y el plan criminal de los grupos terroristas era acabar con esa Iniciativa salvadora, que junto a otras permitió mantener en pie al país y a los proyectos gubernamentales de dignidad para el pueblo.
   Para entonces los ataques terroristas desde Miami iniciados en los años 60 habían dejado más de tres mil 400 muertos y más de 2000 heridos, muchos de ellos discapacitados, y millonarias pérdidas.
   El objetivo del bloqueo como arma de guerra era precisamente destruir la economía cubana y llevar al hambre y la desesperación al pueblo. Para los que consideran livianamente las consecuencias del bloqueo basta recordar que como se advierte en documentos desclasificados de la CIA estadunidense, desde el año 1959 se trazaron los Planes de Guerra Encubierta, los esquemas contrainsurgentes para golpear tanto militar como económicamente a Cuba.
   "Hacer gritar la economía cubana" fue una de las órdenes, que también se aplicó en el golpe contra el presidente Salvador Allende en Chile en 1973 y lo siguen haciendo contra todos los gobiernos que desafían al imperio.
   Con esto se esperaba llevar a un alzamiento popular al pueblo cubano alentado por los agentes de las oficinas de inteligencia estadounidenses estos sí infiltrados para destruir y matar.
   El 6 de abril de 1960, el Subsecretario de Estado para Asuntos Iberoamericanos de Estados Unidos, Lester D. Mallory, redactó un memorando en el que afirmaba "No existe una oposición política efectiva en Cuba; por tanto, el único medio previsible que tenemos hoy para enajenar el apoyo interno a la Revolución es a través del desencanto y el desaliento basado en la insatisfacción y las dificultades económicas"
   Añadía que debía "utilizarse prontamente cualquier medio concebible para debilitar la vida económica de Cuba. Negarle dinero y suministros a la Isla para disminuir los salarios reales y monetarios, a fin de causar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno", como evidencia un documento del Foreign Relations USA, tomo VI, p. 886, citado por el analista Salvador Capote en 2012.
   Otro documento posterior publicado por el mismo autor señala que el "objetivo de EE.UU. es ayudar a los cubanos a derrocar al régimen comunista en Cuba e instaurar un nuevo gobierno con el cual Estados Unidos pueda vivir en paz. Básicamente, la operación está dirigida a provocar una rebelión del pueblo Cubano”.
   La acción política será apoyada por una guerra económica que induzca al régimen comunista a fracasar en su esfuerzo por satisfacer las necesidades del país" , tal como lo reseña el Documento No. 36 Programa revisado por el Jefe de Operaciones: Operación Mongoose, Lansdale Washington, 18 de enero de 1962.
   Se trataba de la llamada Operación Mangosta, uno de los planes más criminales y crueles contra el pueblo de Cuba elaborado después del fracaso y la derrota de la invasión de 1961 en Playa Girón.
   En un expediente desclasificado de la CIA se puede leer: "solamente después que los efectos de la represalia económica y de las acciones de sabotaje se sientan profundamente en la población y en los grupos de élite, puede uno esperar convertir la desafección en las fuerzas armadas y otros centros de poder del régimen en revueltas activas contra el séquito Castro-comunista”.
   Para un impacto máximo en la economía cubana, este esfuerzo debe ser coordinado con las operaciones de sabotaje."
   Los planes incluyeron destrucción de carreteras, vías férreas, medios de transporte, depósitos de combustibles, fábricas, refinerías, sembradíos, todo lo que significara arrasar al país. Pero además golpear al comercio, "eliminar las vías de financiamientos, castigar a los bancos que se atreven a dar créditos a Cuba o a operar con capitales cubanos" relata Capote.
   La guerra biológica operaba para destruir sembrados (precisamente alimentación) afectando también a los trabajadores del campo, y en estas acciones introdujeron la fiebre porcina africana, desconocida en Cuba, para privar a la población de uno de sus principales consumos, la carne de cerdo.
   Además de incendiar sembradíos, rociar campos, también "plantaron" enfermedades como se hizo con varias cepas de dengue, entre ellos el hemorrágico, que dejó enfermó a 344.203 personas y produjo la muerte de por lo menos 101 niños en 1981.
   Apoyando todo este escenario de guerras económicas, biológicas, químicas, mediáticas para aislar a Cuba se registraba y registra el accionar militar y mercenario.
   Hay que añadir algo más a este modelo de terror y muerte y es que el gobierno de Estados Unidos en el período más duro con miles de enfermos por la epidemia de dengue, que ellos habían instalado, se valió del bloqueo, demorando la venta de medicamentos, insecticidas y lo necesario para la urgente fumigación.
   Ante esta situación, Cuba debía adquirir medicamentos a altísimo costo, en otros lugares y su traslado tomaba un largo tiempo por los rodeos, para evitar las penalidades impuestos por el bloqueo a quien vendiera a Cuba, lo que evidentemente encarecía ilimitadamente los productos. La situación del bloqueo continúa hasta hoy, pero el entorno internacional ha cambiado, mayoritariamente el mundo pide el fin de este sitio criminal y Cuba es ya parte activa de América Latina y el Caribe. . Ahora ¿alguien puede imaginar cualquier país viviendo semejante situación, con las manos atadas ante una epidemia como la del dengue que azotaba a todo el pueblo?.
   Entre sus proyectos para destruir a Cuba socialista, Washington además de estar a punto de invadir a la isla (crisis de los misiles) llegó a plantear el ingreso de sus fuerzas especiales y militares desde la Base de Guantánamo, territorio cubano que ocupa ilegalmente Estados Unidos, hoy convertida en un campo de concentración de torturas, donde se experimenta con prisioneros secuestrados en los países que invaden y ocupan.

La lucha silenciosa de Los Cinco
   Tratando de evitar los nuevos proyectos destinados a asfixiar a Cuba, y ante la falta de respuesta a las demandas de detener esa guerra continua e implacable de los gobiernos estadounidenses, estos cinco hombres jóvenes fueron destinados a la tarea de infiltrar a los grupos terroristas de Miami, para conocer y anticiparse a los planes criminales contra la isla.
   De hecho estos grupos "miamense" no sólo han actuado en Cuba sino contra funcionarios cubanos en Estados Unidos, en México, Panamá, Argentina y otros países donde también son responsables de centenares de atentados contra empresas, oficinas de turismo, centros de solidaridad con Cuba,.
   Esos grupos terroristas-cubanos americanos, que la CIA empleó y emplea para cubrir su presencia en acciones y crímenes de bandera falsa, no sólo asolaron Cuba una y otra vez, sino que participaron como mercenarios en las guerras sucias en América Latina y el Caribe, ayudando a las dictaduras y cumpliendo las demandas más criminales de la Guerra Fría.
   Nuestra región ha sufrido el paso de estos protagonistas siniestros de lo que llamaron "la guerra por los caminos del mundo" conformando comandos criminales en el marco de la Operación.

Cóndor y otras similares en el continente y en el mundo
   Es para detener el terrorismo que estos jóvenes cubanos todos profesionales, no dudaron en arriesgar su vida, su futuro, sus familias, la posibilidad de morir en forma atroz en manos de asesinos, lamentablemente protegidos en ese esquema de doble moral de la política estadunidense, que hoy como nunca se expone ante el mundo.
   Y esta es sólo una pequeña reseña de los horrores que los cinco jóvenes cubanos querían evitar. Por esta razón de amor y de vida, de derecho a la defensa de un pueblo y de profunda humanidad es que son ahora víctimas de una justicia que ampara la injusticia y a poderes mafiosos y criminales.
   No pedimos piedad sino justicia "ya y ahora" para que puedan regresar estos verdaderos héroes del siglo XXI a su patria, a su tierra, a sus hogares, al cobijo y el abrazo del pueblo y de los pueblos de Nuestra América que ellos han protegido a un costo tan alto.
   ¿Barack Obama está en situación de desconocer las voces que son millones, en momentos en que por primera vez tantos países enfrentan las injusticias de un poder imperial que avanza ciego, sin razón, intentando controlar el mundo, lo que a lo largo de la historia siempre ha sido el sueño final que entierra a los imperios?.

*Periodista argentina. Es autora de los "Años del Cóndor", y colaboradora de Prensa Latina

Tomado del sitio digital de Prensa Latina