jueves, 3 de octubre de 2013

La dignidad de los cubanos jamás será esclava



dice el pie de foto: Sin comentarios, fin de la esclavitud
  Por más que trate de entender, se me hace muy difícil. Ser cubano está por encima de cualquier otra condición política e ideológica, y es algo que no estaría jamás bajo ninguna condición, vívase dónde se viva.
   Le dejo esta fotografía a los chupatintas de último minuto que dentro de Cuba pretenden cambiar la realidad y exigen que la sociedad cubana se vuelque a los fastuosos “logros” del capitalismo, y reconozca como propios a los que se humillan frente a las botas de los enemigos del Norte.
   Me reconozco como un admirador de la música de Amaury Gutiérrez, y no temo decirlo públicamente, pero ver esta foto, donde la felicidad y la libertad están encerrada en el pasaporte imperial, solo me provoca tristeza por ver como un humano se satura con tan pocas migajas.
El comentario del pie de foto es aún más contundente: "Sin comentario. Fin de la esclavitud. Que viva la libertad".
Mi abuelo se fue de su España natal, maldiciendo al gobierno que pretendía mandarlo a una guerra estéril en Marruecos, pero jamás maldijo a su Asturias querida, ni renegó ante otra bandera que no fuera la suya. 
   Viendo esta foto recuerdo al Héroe Nacional cubano José Martí cuando decía: “Patria es humanidad, es aquella porción de la humanidad que vemos más de cerca, y en que nos tocó nacer; -y ni se ha de permitir que con el engaño del santo nombre se defienda a monarquías inútiles, religiones ventrudas o políticas descaradas y hambronas, ni porque a estos pecados se dé a menudo el nombre de patria, ha de negarse el hombre a cumplir su deber de humanidad, en la porción de ella que tiene más cerca. Esto es luz, y del sol no se sale. Patria es eso. Quien lo olvida, vive flojo, y muere mal, sin apoyo ni estima de sí, y sin que los demás lo estimen: quien cumple, goza, y en sus años viejos siente y trasmite la fuerza de la juventud: no hay más viejos que los egoístas: el egoísta es dañino, enfermizo, envidioso, desdichado y cobarde".