lunes, 23 de septiembre de 2013

Filiberto Ojeda Ríos: un símbolo vivo de la lucha independentista en Puerto Rico (video)



Filiberto Ojeda Ríos
   Hace ocho años, en el pueblo de Hormigueros, en Puerto Rico, agentes del Buró Federal de Investigaciones (FBI), de Estados Unidos asesinaron fríamente al líder revolucionario puertorriqueño Filiberto Ojeda Ríos.
   Más de 200 oficiales del departamento policial yanqui que reprime con saña cualquier atisbo de pensamiento independentista en la isla caribeña, desplegaron una verdadera cacería humana contra un hombre solo, de 72 años de edad, que supo defender con hidalguía su vida y la de esposa.
   Ojeda Ríos supo morir con el honor que caracteriza a los valientes. A tiros se enfrentó a la jauría colonial gringa que lo dejó desangrar antes de acercarse a su cadáver. Demasiado miedo ante un gigante.
   Nunca pensaron en capturarlo o llevarlo a sus tribunales imperiales. La orden dada en Washington era de aniquilar al guerrero.
   El luchador independentista puertorriqueño, quien trabajó incansablemente por obtener una condición de dignidad para su patria colonizada, nació el 26 de abril de 1933, en Naguabo, al este de la isla.
   En 1950 emigró a Nueva York en 1950 donde trabajó de mensajero para una fábrica de prendas de fantasía, mientras estudiaba música. En 1955 fue trompetista de la orquesta de Miguelito Miranda, y de 1958 a 1960 estuvo con la orquesta de Vicentico Valdés.
   En la década de los años 60 integró la legendaria orquesta Sonora Ponceña, pero ya se cimentaba el luchador independentista que después sería.

   En 1961 viaja a Cuba a conocer la revolución cubana regresando a Puerto Rico en 1963, vinculado al Movimiento Independentista Revolucionario Armado (MIRA), en respuesta a la vergonzosa situación de opresión que estaba viviendo Puerto Rico como colonia de los Estados Unidos, una lucha que lo llevó a la cárcel y lo obligó a vivir en clandestinidad
   Como reza la lápida que lo recuerda en el cementerio de Naguabo, Filiberto Ojeda Ríos murió como vivió, de pie y combatiendo por la independencia de Puerto Rico.