jueves, 27 de noviembre de 2014

Ernesto Londoño llegó a La Habana con el The New York Times bajo el brazo



Ernesto Londoño, editorialista de The New York Times
   Hasta hace unos meses nadie hubiera imaginado que un editorialista de The New York Times -quizás el más influyente diario norteamericano-, estaría desandando las calles habaneras, visitando periódicos e interesantes rincones citadinos, y palpando de primera mano la realidad de los cubanos.

   Por estos días visita La Habana Ernesto Londoño, un joven periodista colombiano que forma parte del Comité Editorial del periódico neoyorquino, y que para muchos, es el responsable de una saga de seis editoriales recientemente publicados por el Times, abordando, desde una nueva mirada, el prolongado y desgastante conflicto que por más de cincuenta años mantienen los gobiernos de Cuba y Estados Unidos.

   Londoño no vino a Cuba como un simple turista a disfrutar de este incipiente invierno tropical, ni a palpar el encanto señorial del casco histórico de La Habana Vieja. Llevo nada más dos días, así que no logro formarme una impresión completa aun. Pero lo que más me ha llamado la atención es que se ven muchos negocios, mucha gente emprendedora y creativa que ha logrado desarrollar proyectos muy importantes a pesar de los desafíos que todavía siguen siendo considerables” dijo Londoño a un grupo de periodistas del sitio digital OnCuba.

   Lo otro que me llamó la atención –agregó-, es que cuando yo vine la otra vez era muy difícil tener conversaciones sobre temas sensibles y que la gente se expresara sobre problemas con el gobierno o sobre el día a día. En ese momento lo percibía. Ahora siento que hay espacios muchos más libres para que la gente se exprese”.

   El joven colombiano, sin dudas, vino curioso –como buen periodista-, a buscar las realidades cotidianas de esa inmensa mayoría de cubanos de este lado del Caribe, ahora que su periódico –el The New York Times- decidió lanzarse a fondo en una ¿campaña? por tratar de eliminar el criminal bloqueo económico, comercial y financiero que Estados Unidos impone a Cuba desde hace 53 años.

   En los primeros días de su estancia habanera, Londoño visitó la redacción del periódico Granma y la oficina del sitio digital OnCuba, donde compartió con los miembros del staff de periodistas de ambos medios.

   A mí Cuba siempre me interesó desde que era estudiante en la universidad. Evidentemente tuve contacto con el exilio cubano, hice mis prácticas en el Nuevo Herald, escribí un poco en el Miami Herald, estuve en Miami durante la época de Elián González…Y  digamos que siempre tuve ese interés intelectual sobre su futuro y su pasado”, comentó a sus anfitriones en OnCuba.

   A pesar de que su visita por el diario Granma solo mereció una escueta nota en el órgano oficial del Partido Comunista cubano, los periodistas de OnCuba si publicaron una entrevista realizada al editor colombiano de The New York Times y buscaron respuestas en torno a los recientes editoriales sobre Cuba publicados recientemente.

    Al principio la idea fue hacer solo un editorial, pero la reacción fue muy interesante y decidimos darle continuidad. Como todos los periódicos, The New York Times tiene interés en expandir sus audiencias y este es uno de los mecanismos para atraer más lectores fuera de Estados Unidos, nos dio una idea de cómo podemos expandirnos en la región publicando esta serie en español e inglés”, subrayó Londoño.

   Pero no es que alguien del gobierno (estadounidense) –enfatizó-, ni ninguna persona con interés de lobby nos haya puesto el tema. Surgió de forma espontánea, orgánica, y ha generado mucho interés, mucho debate y sentimos que podemos seguir alimentando este proceso”.

   Uno de los temas abordados durante la entrevista realizada en la sede de Oncuba en La Habana, fue sobre una eventual normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

   A nivel geopolítico Estados Unidos está muy aislado. Cualquier conferencia que se dé, cualquier participación política, Cuba es siempre la espinita atravesada, la pregunta que no falta, que genera controversia y discordia. En el momento en que se normalicen las relaciones, Cuba deja de ser el asunto en el que todo el mundo se enfoca. Estados Unidos creo que puede llevar una relación mucho más amistosa con su vecino”, afirmó.

   Pudiéramos hablar de cooperación económica, científica, cambio climático, cultura -dijo. Siempre van a haber diferencias, algo de tensión, pero creo que sacar a Cuba de esa ecuación sería muy importante para la diplomacia estadounidense en el hemisferio”.

   Londoño, como millones de personas en el mundo entero –incluido Cuba y Estados Unidos-, apuesta a la innegable vecindad entre ambos países, separados apenas por un estrecho de mar de 180 kilómetros- que deberían tener más contactos, conocerse mejor, e intercambiar ideas.

   Nuestro punto es que Estados Unidos no debe diseñar un esquema político acá, como intentó hacer en Afganistán o Iraq. Los resultados históricos cuando Estados Unidos intenta ser un agente de cambio nunca han funcionado.  La influencia mutua sí puede ser positiva”, agregó.

   El tema cubano parece que no terminará en las páginas de opinión de The New York Times”. Ernesto Londoño se limitó a decirles a sus colegas de OnCuba y a todos los interesados en qué pasara en un futuro entre Cuba y Estados Unidos que “solo les puedo aconsejar una cosa: sigan leyendo”.