domingo, 4 de mayo de 2014

Más de Mireya Moscoso y Francisco Flores... Dios los cría, y el Diablo los vuelve.... delincuentes



de izq a der: expresidentes corruptos de Taiwán, Panamá y El Salvador
    Siguiendo la pista del caso del expresidente salvadoreño Francisco “Paco” Flores y la posible protección que le brinda su amiga entrañable, la también expresidenta panameña Mireya Moscoso, no queda más remedio que parodiar el viejo refrán, porque en Centroamérica a los delincuentes de cuello blanco “Dios los cría y el Diablo… los convierte en Presidentes de la República”.
   Flores, un pícaro e influyente dirigente político del partido derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), y quien en este momento se encuentra prófugo de la justicia de El Salvador, descansa plácidamente en una de las lujosas residencias de su amiga Moscoso, para de esa forma evadir la acción judicial en su contra por los delitos de enriquecimiento ilícito, peculado, lavado de dinero y desobediencia.
   Coincidentemente, la Moscoso y Paco Flores, están involucrados en el escándalo de corrupción que se generó en Taiwán, a partir de “donaciones” que fueron a parar a las arcas privadas de estos personajes de la política local.
   Según recientes declaraciones del moroso Fiscal General salvadoreño Luis Martínez, quien coincidentemente fue abogado y asesor personal de corrupto exmandatario, el monto de enriquecimiento ilícito por el que se procesará a Flores asciende a 5.3 millones de dólares, aunque algunos expertos calculan la cifra robada por encima de los 20 millones.
   El Fiscal añadió que el delito de peculado está relacionado con el Reporte de Operación Sospechosa (ROS) del International Bank of Miami por un monto de $10 millones de dólares que Taiwán habría entregado al exgobernante, por lo que el monto total del requerimiento fiscal es de 15.3 millones.


Implicaciones de la expresidenta panameña Mireya Moscoso en el caso de Paco Flores
   No por gusto Mireya Moscoso ampara ahora a su amigo salvadoreño en desgracia. A ella, entre otras denuncias, se le acusa de recibir durante su mandato, un millón de dólares de manos del expresidente taiwanés, como “regalo de cumpleaños”.
   El escándalo financiero se destapó después que se conoció que el expresidente taiwanés Chen Shui-bian, y su esposa, Wu Shu-chen, fueron condenados a cadena perpetua por corrupción, blanqueo de dinero y falsificación de documentos.
   Chen Shui-bian, que estuvo en el poder de 2000 a 2008, reconoció ante las autoridades de su país que había malversado millones de dólares de un fondo que, generalmente, se usaba para “ayudar” a mandatarios y países amigos de los taiwaneses.
   La diplomacia taiwanesa tiene menos de veinte países que reconocen la legitimidad de esta isla asiática y, por eso crearon, en algún momento de su historia, una “diplomacia del dólar” que les permitía darle dinero, incluso, a gobernantes para sus “gastos”, principalmente de gobiernos corruptos de Centroamérica.
   Como consecuencia del escándalo de corrupción contra Chen Shui-bian, se destaparon denuncias que involucró a exgobernantes de El Salvador, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Nicaragua.
   Después de las confesiones públicas de corrupto taiwanés Chen Shui-bian, se descubrieron las “donaciones” personales que recibieron los expresidentes Mireya Moscoso (Panamá), Francisco Flores (El Salvador), Enrique Bolaños (Nicaragua), Miguel Ángel Rodríguez  (Costa Rica), y Alfonso Portillo (Guatemala), , quienes enviaron a cuentas particulares dineros que les entregó precisamente, el exmandatario taiwanés.
   En el caso particular de la Moscoso, y según las investigaciones realizadas por el Procurador General panameño, José Antonio Sosa, sobre las donaciones efectuadas por las autoridades de Taiwán al gobierno de la presidenta Mireya Moscoso (1999-2004), se detectaron irregularidades sobre el destino de unos 70 millones de dólares que Taiwán dejó fluir hacia la administración panameña.
   El dinero nunca fue girado hacia instituciones del Estado, sino hacia fundaciones privadas que eran administradas por los íntimos de la expresidenta Moscoso,  entre ellos las donaciones de Taiwán para «obras sociales» y el manejo de 23 millones de dólares de las «partidas discrecionales» en el gobierno de Moscoso.
   Además, hubo otro escándalo originado por supuestas irregularidades en la utilización de
45 millones de dólares donados por el gobierno de Taiwán, que finalizaron en la dudosa fundación Mar del Sur.

   Ahora, la Moscoso da protección a Flores en una de sus lujosas casas de la costa del Pacífico panameño, donde supuestamente el ladronzuelo arenero se pasea en un yate de nombre "Princesa" disfrutando de la pesca deportiva y esperando que su bien amigo Martinelli se conmueva y le otorgue asilo político para evadir la justicia de su país.