miércoles, 20 de noviembre de 2013

Músico cubano Juan Formell celebra un Grammy de honor ganado con sacrificio


Juan Formell, director de la oquesta cubana Los Van Van

   El músico cubano Juan Formell recibió hoy el Grammy Latino a la Excelencia, un premio que entrañó sacrificios por el bloqueo que sufre su país en los grandes mercados discográficos.
   "Ha habido que sacrificarse mucho, no es un premio caído del cielo porque Cuba ha estado bloqueada en los grandes mercados, porque el disco es un arma cultural importante", declaró Formell.
   El fundador y director de la legendaria orquesta Los Van Van recibió el reconocimiento este miércoles en Las Vegas, donde la Academia Latina de la Grabación concede estos galardones.
   Los merecedores este año de los Premios a la Excelencia hablaron con la prensa poco antes de la premiación, y destacaron el carisma del cantante venezolano Oscar D'León, siempre optimista.
   "Ante cualquier problema de la vida trato siempre de llevarlo con alegría", dijo el Faraón de la Salsa, cuyo tema insignia se titula, paradójicamente, "Llorarás".
   También fueron premiados el argentino Palito Ortega, el brasileño Roberto Menescal, el español Miguel Ríos y la colombiana Totó La Mamposina, quien dedicó el galardón a "todas las voces de los pueblos del mundo".
   "Estoy representando a todas las voces de los pueblos del mundo. Esos pueblos me dieron permiso para recibir este premio y de esta manera se lo entrego a todo el mundo", explicó la folclorista.
   El estadounidense de origen puertorriqueño Eddie Palmieri también ganó el premio, pero no asistió a la premiación, preámbulo de la entrega mañana de los Premios Grammy Latino.

Tomado del sitio digital de Prensa Latina