viernes, 1 de noviembre de 2013

La letras cubanas están de luto: murió el Premio Nacional de Literatura, Luis Marré




El poeta Luis Marré, con el autor, en Sancti Spiritus - julio 2010
   Me llega la noticia de la muerte de Luis Marré, uno de esos grandes de las letras cubanas que seguía dando batalla a la vida para orgullo de todos.
   Periodista sobre todas las cosas, poeta, novelista, traductor y ensayista, Marré quedará en la memoria de Cuba como uno de sus escritores esenciales, imprescindible en la historia de la poesía cubana, marcado por el rigor y el refinamiento.
   La última vez que lo vi fue en julio de 2010, en la villa de Sancti Spíritus, durante una jornada literaria que reunió a escritores de varias generaciones, y allí estaba presente Luis, con su inseparables bolso y bastón, regando sabiduría en cada encuentro.
   Su lucidez, su perpetua cubanía, su sapiencia, estarán entre mis mejores memorias de aquella última vez que tuve la oportunidad de confraternizar con el autor de Los ojos en el fresco, la entrevista que quedó inconclusa y mis deseos de volver a saludarle.
Orgulloso habanero, Marré nació entre los vapores veraniegos de agosto de 1929, en la villa bendita de Guanabacoa, la misma tierra de Rita Montaner, de Bola de Nieves y de Ernesto Lecuona.
   Una de las figuras más descollantes  de la Generación del Cincuenta, Luis Marré fue ferviente colaborador de las revistas Orígenes, Ciclón, Unión, Casa de las Américas, El Caimán Barbudo, y Extramuros, entre otras.
   Jefe de redacción durante dieciocho años de la revista La Gaceta de Cuba, también dejó su impronta en publicaciones internacionales como la revista Sur de Buenos Aires; Estaciones, de Ciudad de México; Surgay, de Bilbao; Casa de la Poesía José Asunción Silva, de Bogotá, por solo citar algunas.
   La cultura cubana está de luto. Luis Marré, el Premio Nacional de Literatura 2008 se fue al Cielo pero nos deja una honda huella para las eternidades.
   Que descanse en paz.