martes, 28 de febrero de 2012

La opinión de Vincenzo, desde Italia: Lecciones de Estadística (volumen I)


Foto: Roberto Suárez (Cuba en Fotos)
Muchas veces oímos  declaraciones únicas en su especie como la que UNICEF declaró que Cuba es el paraíso de la infancia o la que Cuba ha cumplido con muchos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (Erradicar la pobreza extrema y el hambre, Lograr la enseñanza primaria universal, Reducir la mortalidad infantil, entre otros) o la que Cuba tiene un alto Índice de desarrollo humano. El problema es que los llamados “detractores o críticos” dicen que esas declaraciones son sensacionalistas. Muchos otros, simplemente, procuran no hablar de eso, como si no fuera importante.
Un análisis estadístico comparativo puede ayudarnos a dar un significado a un número y a un porcentaje que en otros casos se quedería sin una clasificación precisa. Los números son un aburrimiento, lo sé. Yo prefiero leer libros de mil páginas y estudiar siglos de historia en lugar de pequeños manuales de economía o de estadística. Pero, saben, los números tienen la reputación de ser neutrales y no tener una colocación política.
Por eso, por fin, decidí matarme los ojos durante horas, buscando datos, cifras y porcentajes de todos los países del mundo. Muchos “detractores o críticos” podrán decir que se trata, en el caso cubano, de cifras falsadas, de cifras inventadas por el gobierno cubano o por quien sabe cual organización comunista clandestina. Pues, les aclaro la situación y resuelvo el problema: la fuente que he utilizado para hacer esa investigación es el mismo sitio de la C.I.A. (Agencia de Inteligencia Central)  
Hoy quiero hablar de Tasa de mortalidad infantil. Se trata de un indicador demográfico que señala el número de defunciones de niños en una población de cada mil nacimientos vivos registrados durante el primer año de su vida. 
La consideración del primer año de vida para establecer el indicador de la mortalidad infantil se debe a que el primer año de vida es el más crítico en la supervivencia del ser humano: cuando se sobrepasa el primer cumpleaños, las probabilidades de supervivencia aumentan drásticamente. 
Se trata de un indicador relacionado directamente con los niveles de pobreza y de calidad de la sanidad gratuita (a mayor pobreza o menor calidad sanitaria, mayor índice de mortalidad infantil).
definición tomada en Wikipedia
Cuba ha cerrado el 2011 con una tasa de mortalidad infantil de 4,52‰ (4,52 muertes por 1.000 nacidos vivos) poniéndose a la posición número 183 sobre un total de 222 países.
Vamos a contextualizar ese dato para que se entienda plenamente el significado de esa tasa en un país como Cuba.
Los países de Europa con la más baja tasa de mortalidad infantil son Mónaco, que con su 1,8‰ se pone en primer lugar en la clasificación mundial, y Suecia. El país de Europa con la tasa más alta es Albania (14,12‰). La media de la desarrollada Unión Europea es de 4,49‰. Reino Unido tiene una tasa de 4,56‰ (más alta que Cuba)

POSICIÓN
PAÍS
TASA ‰
124
Albania
14,12
....
....
....
164
Estonia
6,94
169
Polonia
6,42
....
....
....
188
Reino Unido
4,56
190
Unión Europea
4,49
....
....
....
211
Finandia
3,40
212
Francia
3,37
213
España
3,37
214
Italia
3,36
218
Suecia
2,47
222
Mónaco
1,8



La situación de Asia se presenta mucho peor. El nuevo país democrático de Afganistán presenta un retrato trágico con la tasa de mortalidad infantil más alta del mundo 121.63‰.

El gigante asiático que se considera como uno de los futuros países del primer mundo, India, presenta datos desconcertantes: una tasa de 46.07‰. Exceptuando a los tigres asiáticos y Japón, que presentan niveles similares a los paises de la Unión Europea, Asia se queda en una situación muy crítica: Pakistán (61.27‰), Laos (57.77‰), Camboya (54.08‰).


POSICIÓN
PAÍS
TASA ‰
1
Afganistán
121,63
....
....
....
26
Pakistán
61,27
35
Laos
57,77
38
Camboya
54,08
50
India
46,07






95
Vietnam
20,24
101
Filipinas
18,75
111
China
15,62
146
Rusia
9,88
....
....
....
217
Hong Kong
2,90
219
Singapore
2,65
221
Japón
1,8


Por supuesto la situación más dramática se presenta en África. Los primeros veinte países con la más alta tasa de mortalidad infantil son africanos. Encabezando la lista están: Níger (109.98‰), Malí (109.08‰) y Somalia (103.72‰).
Representan una importante excepción los países del Mágreb, Egipto y Botsuana.

POSICIÓN
PAÍS
TASA ‰
2
Níger
109,98
3
Malí
109.08
4
Somalia
103,72
5
República Centroafricana
97,17
6
Guinea-Bissau
94,40
7
Chad
93,62
....
....
...
75
Marruecos
26,49
80
Túnez
24,98
81
Algeria
24,90
82
Egipto
24,23
99
Libia
19,34
144
Botsuana
10,94


Y finalmente llegamos a América (del Norte y del Sur). La tasa más baja del continente entero (o de los dos continentes; lo siento por mi perspectiva eurocéntrica) y la tercera más baja a nivel mundial la tienen las Islas Bermudas (2.47‰).
La segunda tasa más baja del continente se encuentra en Cuba (4,52‰). Siguen Canadá y Estados Unidos.
La más alta de todo el continente se encuentra en Haití (52.44‰). En posiciones medianas se encuentra la mayoría de los países del emisferio: Paraguay, Nicaragua, Perú, Repúbilica Domenicana, Brasil, Venezuela, Honduras.

POSICIÓN
PAÍS
TASA ‰
42
Haití
52,44
....
....
....
79
Guatemala
25,16
87
Paraguay
22,24
88
Nicaragua
21,86
90
Perú
21,50
92
República Domenicana
21,30
96
Venezuela
20,18
....
....
....
143
Argentina
10,52
174
Estados Unidos
5,98
182
Canadá
4,85
183
Cuba
4,52
220
Islas Bermudas
2,47

Bueno, ¿qué decir? No creo que haga falta explicar esas cifras. Cuba se encuentra en la posición 183 (sobre un total de 222 países). Todos los países de África, la mayoría de los países de Asia, muchos de los países de Europa y todos los países de América (excepto Bermudas) presentan una tasa de mortalidad infatil muy alta. Cuba tiene una tasa más baja de los llamados países del BRIC (Brasil, Rusia, India y China) que supuestamente serán el futuro centro económico mundial.
Haciendo referencia a los países de la llamada Tríada Global (Estados Unidos, Unión Europea y Japón), es decir los países que hoy en día controlan la economía y el comercio mundial, Cuba tiene una tasa un poco más alta de Japón, practicamente idéntica a la de la Unión Europea y más baja de la de Estados Unidos.  


En otros artículos se me acusó por ser partidario, como si eso fuera algo negativo (quién sabe que diría mi compatriota Antonio Gramsci). Para evitar nuevas críticas (por tener ideas), evito hacer una conclusión que podría resultar no precisamente neutral, concluyo diciendo: ¡vivan los números!


Un texto del italiano Vincenzo Basile, publicado en Capítulo Cubano