martes, 27 de diciembre de 2011

¿Inmunidad o impunidad? Los grandes medios no admiten críticas a la bloguera Yoani Sánchez


La “modosita” y “maltratada” bloguera Yoani Sánchez no es tan “modosita” ni tan “maltratada” como la pintan. Se ha convertido, de la noche a la mañana, en el Caballo de Troya de la contrarrevolución cubana y para ello no paran de inventarle premios y reconocimientos, -aunque nada valedero tenga que enseñar- y un aparato de protección muy pocas veces visto para ningún periodista –de los de verdad- que por estos tiempos haya hecho oposición política –de verdad- a un gobierno o a un sistema ni de izquierda ni de derecha.
El diario peruano El Comercio censuró al bloguero cubano Carlos Alberto Pérez, autor del blog “La Chiringa de Cuba” que, además, fue presentado como alguien que “no apoya al gobierno castrista pero sí a la Revolución”, lo que el entrevistado confirma como una invención del periodista.
El periodista español José Manzaneda, coordinador del sitio digital Cubainformación, denunció que desde hace meses, la bloguera cubana Yoani Sánchez trabaja como columnista o cronista radial para poderosas empresas de comunicación de varios países, que han implantado una férrea política de protección de su figura (1). Cualquier información u opinión en su contra es censurada.

Así le ha ocurrido al también bloguero cubano Carlos Alberto Pérez, autor del blog “La Chiringa de Cuba”, que fue entrevistado vía Twitter por “El Comercio”, el diario de mayor tirada de Perú (2).
La entrevista, publicada en su versión digital, recogió todas las respuestas del bloguero, salvo una, la referida a su opinión sobre Yoani Sánchez (3). En su contestación, comedida y respetuosa, Carlos Alberto se limitó a señalar las vinculaciones de la citada bloguera con el gobierno de EEUU, sus ingresos de centenares de miles de dólares, y el tono de exageración en sus crónicas desde Cuba.
Esta censura de sus opiniones provocó que el bloguero enviara una protesta escrita al periodista peruano Ronny Isla, cuya explicación de lo ocurrido, vía Twitter, es clarificadora de cómo funciona esto que llaman “libertad de prensa”: “El retiro de la última pregunta (de tu entrevista) fue una decisión editorial, (ya que) Yoani Sánchez es columnista del (periódico) `El Comercio´”.
En la entrevista, además, el diario peruano presenta al autor de “La Chiringa de Cuba” como un bloguero que “no apoya al gobierno castrista pero sí a la Revolución”, algo que el entrevistado confirma como una invención del periodista. “¿En qué momento de la entrevista dije que no apoyo al `gobierno castrista´?”, se pregunta Carlos Alberto Pérez en su blog.
Y es que los grandes medios internacionales, en la información sobre Cuba, no solo practican una sistemática censura de cualquier crítica a sus protegidos. Además, reconvierten las posiciones de sus oponentes políticos en algo digerible para su línea editorial, presentando incluso a quienes apoyan a la Revolución cubana –en una grotesca pirueta periodística- en contrarios al Gobierno revolucionario de la Isla.

Tomado del blog La Chiringa de Cuba