lunes, 12 de diciembre de 2011

El Eclipse de luna de Tony Guerrero


Queridos amigos:
Para ir al área de recreación, donde podemos pintar, hay que cruzar un patio interior de la prisión y este sábado pasado, cuando me dirigía hacia allá, bien temprano, eran algo más de las 6 y 30 a. m., de repente miro hacia la derecha y veo una "luna" bien distinta a la habitual. Le digo a un compañero de prisión que venía delante de mí a paso agitado: "Oye, mira la luna esa".

Resultó, sin saberlo él ni yo, que estaba ocurriendo un eclipse de luna, del cual luego supe, desde donde se podía ver mejor era desde esta zona. Fue algo impresionante.
Aunque las impresiones no se acabaron allí, porque al llegar al área de recreación me desayuno con la noticia de que han cerrado el local donde pintamos. No hubo explicaciones del por qué. Eso me llevó a dedicarme por entero todo el fin de semana a responder cartas de amigos de Cuba y el mundo, obra de amor y solidaridad en la que, por más que lo intente, nunca puedo ponerme al día, porque cada semana siguen llegando misivas solidarias y alentadoras de todas partes.


Y releyendo muchas de esas cartas encontré dos escritos que me enviaron amigos que quiero compartir con ustedes. El primero me llega en una carta de una amiga nicaragüense y dice:

“LA PIEDRA: el distraído tropezó con ella, el violento la usó para agredir, el emprendedor construyó con ella, el campesino la usó de asiento, para los niños es un juguete, David mató a Goliat con ella, el joven palestino se enfrentó con ella al tanque israelí y Miguel Ángel le sacó la más bella escultura. En todos estos casos la diferencia no estuvo en la piedra sino en la persona. No existe piedra en el camino que no puedas aprovechar para tu propio crecimiento. Nunca te rindas”.
El segundo es de una amiga de Cuba y es un poema de Hamlet Lima Quintana

NECESARIOS

Hay gente que con solo
decir una palabra
enciende la ilusión y los
rosales.
Que con solo sonreír nos
invita a viajar por otras zonas,
nos hace recordar toda la magia.
Hay gente que con solo dar
la mano rompe la soledad,
pone la mesa,
sirve el puchero,
coloca las guirnaldas.
Que con solo empuñar una
guitarra hace una sinfonía.
Hay gente que con solo
abrir la boca
llega hasta los límites del alma,
alimenta una flor,
inventa sueños,
hace cantar el vino en las tinajas
y se queda después como si nada.
Y uno se va de novio con la vida,
desterrando la muerte,
pues sabe que a la vuelta de la esquina,
hay gente que es así,
tan necesaria.

Durante todo el fin de semana ha habido algún problema con este servicio. Al parecer los mensajes no están llegando o llegan con muchísimo retraso. Una piedrita más que sabremos vencer, teniendo siempre en el corazón a todos esos amigos tan necesarios que nos llevarán de vuelta a casa.

Cinco abrazos. ¡Venceremos!
Antonio Guerrero Rodríguez
FCI Florence
12 de diciembre de 2011

Tomado del blog de Enrique Ubieta, la Isla Desconocida