domingo, 28 de diciembre de 2014

Exaltan a nuevos miembros del Salón de la Fama del béisbol cubano (I)



   Los 10 primeros peloteros exaltados al refundado Salón de la Fama de Cuba recibieron el domingo 28 de diciembre las placas que los acreditan como inmortales del béisbol, en ceremonia previa al XXVIII Juego de las Estrellas de esta Serie Nacional.

   Esteban Bellán, Camilo Pascual, Orestes Miñoso, Amado Maestri y Conrado Marrero, simbólicamente, Omar Linares, Luis Giraldo Casanova, Orestes Kindelán, Braudilio Vinent y Antonio Muñoz tomaron sus pentágonos probatorios en el estadio Mártires de Barbados de esta ciudad.
   El 7 de noviembre último, en el estadio Latinoamericano de La Habana, un tribunal de 25 cronistas e historiadores de este deporte, electos entre decenas de participantes en el evento de refundación, votó a los primeros integrantes del Salón, cinco del curso anterior a 1959 y cinco de la etapa posterior.

   Bellán, Pascual, Miñoso, el árbitro Maestri y Marrero se destacaron entre 1874 y 1961, cuando se hizo la última exaltación, y Linares, Casanova, Kindelán, Vinent y Muñoz brillaron en las Series Nacionales, nombre del torneo de pelota en Cuba.

   A propósito de la ceremonia, la Federación Cubana de Béisbol, por mandato de su presidente Heriberto Suárez, resolvió retirar de las casacas de sus provincias los números de los últimos cinco exaltados al Salón.

   De esta manera, en Pinar del Río no se podrán utilizar el 10 y el 14, dígitos que identificaron a Linares y Casanova, respectivamente.

   Tampoco se podrán vestir uniformes con el 35 y el 46 en Santiago de Cuba, en honor a Vinent y Kindelán, por ese orden, ni el 5 que Muñoz convirtiera en emblema de los equipos de Cienfuegos.