jueves, 17 de julio de 2014

El pueblo palestino quiere la paz, afirma embajador en Cuba


Embajador de Palestina en Cuba, Akram Samhan

Por Miguel Fernández Martínez

  "Queremos un alto el fuego, que termine la masacre contra el pueblo y el levantamiento del bloqueo impuesto a Gaza", afirmó en La Habana el embajador de Palestina en Cuba, Akram Samhan.
  Durante un encuentro con medios cubanos y extranjeros, en el Centro de Prensa Internacional de esta capital, el diplomático palestino repasó la actual crisis provocada por los intensos bombardeos de Israel contra la Franja de Gaza, que ya ha provocado 245 muertos, de ellos 55 niños, 33 mujeres y 18 ancianos, y mil 770 heridos, entre los que hay 500 infantes.
   Samhan aseguró que su gobierno pide la intervención de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de fuerzas mediadoras internacionales, para proteger al pueblo palestino del ejército de ocupación israelí.
   "Queremos vivir en paz y poder sentarnos a negociar, de manera bilateral o a través de una conferencia internacional, para conseguir nuestro objetivo de alcanzar la paz" subrayó.
   Denunció además la complicidad del gobierno de Estados Unidos, quien abiertamente apoya las acciones bélicas emprendidas por las fuerzas armadas israelíes.
   El embajador palestino declaró a Prensa Latina que Estados Unidos fue, es y será el amigo fundamental del gobierno de Israel. "Con (George) Bush, con (Ronald) Reagan, con (Barack) Obama y con quien sea, siempre ha sido así", enfatizó.

   "Estados Unidos ha dicho claramente que Israel tiene el derecho a defenderse, pero no
el autor entrevistando al embajador palestino en La Habana
ha dicho que el pueblo palestino, el agredido, es el que tiene que defenderse, y para defendernos necesitamos a la ONU, necesitamos a la gente que ama la paz, porque nosotros no tenemos ni tanques, ni morteros, ni esos cohetes americanos", recordó el embajador.
   Explicó que desde el año pasado, Estados Unidos pidió a israelíes y palestinos nueve meses de tregua, bajo promesa de ayudar a buscar una solución en el proceso de negociaciones que culminaría en abril de 2014, a donde se llegaría con un acuerdo que permitiera una solución justa a la causa del pueblo palestino.
   El país árabe aceptó la propuesta de Estados Unidos, que además exigía el compromiso de no presentar reclamaciones a las organizaciones internacionales, a cambio de la liberación de un importante número de presos políticos palestinos en cárceles sionistas.
   Según Samhan, todo esto llevo a que se creara una situación muy tensa entre israelíes y palestinos, complicándose aún más después del secuestro de los tres jóvenes israelíes en Cisjordania, hecho del que hasta ahora, ninguna organización palestina se responsabilizó.
   Por su parte, los colonos israelíes decidieron, como represalia, secuestrar a un chico palestino de 16 años, a quien quemaron vivo, un hecho condenado por la comunidad internacional.
   El embajador calificó de agresión cruel los ataques comenzados hace 10 días contra la población civil de Gaza. "No es una guerra entre dos partes. Fue empezada por el ejército israelí, y está bien claro que los que pagan la factura son los civiles palestinos".
   Además de las viejas disputas entre ambas naciones, Samhan explicó que Israel utilizó este ataque contra la Franja de Gaza para tratar de aliviar la situación de crisis política interna que existe dentro del Estado sionista entre los ultraderechistas radicales, los moderados y la llamada izquierda.
   "Estos ataques han permitido además -agregó-, que el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, coqueteara con la ultraderecha que no quiere se consigan arreglos de paz con Palestina y exigen más ataques y masacres contra las zonas de Gaza y Cisjordania".
   Desde que comenzó la agresión hace 10 días, Tel Aviv ha lanzado dos mil ataques aéreos, más de mil 500 cohetes lanzados contra zonas civiles de la Franja de Gaza, causando daños considerables en viviendas y edificios, así como la destrucción parcial de nueve hospitales y tres universidades.
   En Israel, hasta ahora, solo se ha reportado un muerto y 570 heridos.
   "La Cruz Roja está trabajando muy bien, todos los médicos palestinos están trabajando en los hospitales 24 horas, apenas sin dormir, el paso de Rafá está abierto para todos los heridos graves que no se pueden tratar en los hospitales palestinos, que se llevan a Egipto y a Jordania", subrayó.

Tomado del sitio digital de Prensa Latina