miércoles, 19 de junio de 2013

Murió Francisco Mastrascusa: luto del periodismo cubano


Francisco Mastrascusa

Por Miguel Fernández Martínez

   El periodismo cubano vuelve a estar de luto. Francisco Mastrascusa, el “veterano y jovial cronista deportivo”, como lo calificara el colega Miguel Hernández, acaba de fallecer a los 70 años.
   Fundador de la revista LPV (Listos para Vencer, el emblemático slogan del deporte cubano), una publicación del del Instituto Cubano de Deportes (INDER) que surgió en los años 60, Mastracusa fue un ferviente seguidor del deporte cubano en casi todas sus disciplinas.
   Las páginas del periódico Juventud Rebelde fueron su tribuna deportiva por muchos años hasta que decidió retirarse del diarismo donde dejó una imborrable huella de maestro del periodismo.
   Pancho, como le llamaban sus amigos, se resistió al tedio de la jubilación, y siguió animando las “graderías” virtuales a través de la radio para con fino humor, y sutil ironía, como lo recuerda su colega Miguel Hernández, encontrando la noticia para dar la “exclusiva” en el atletismo, el baloncesto, o la natación.
   Francisco Mastrascusa se despidió de la vida a los 70 años, dejando un legado en varias generaciones de periodistas que siguieron su ruta en el buen hacer de informar.
   En su página digital de Facebook, Karlienys Calzadilla Padilla lo recordó como “Un grande del periodismo deportivo”.
   “Fue de mis primeros maestros cuando comencé a dar mis primeros pasos por los caminos del periodismo deportivo en mi querido Juventud Rebelde. Hace apenas cuatro años lo conozco, suficiente para que viva eternamente en mi corazón. Mi tesis tiene parte de él. Un abrazo eterno, amigo...”, subrayó Karlienys.
También en la página de Facebook encontré una nota firmada por Vismar Pupo, un estudiante de Periodismo de la provincia de Cienfuegos.
   “Hola Mastrascusa. Como ya le dije en un mensaje anterior soy estudiante de Periodismo, de Cienfuegos, y estoy haciendo la tesis sobre el tratamiento periodístico que le dio Juventud Rebelde a los Juegos Olímpicos por lo que necesito entrevistarlo a usted. Si acepta colaborar conmigo me envía su correo electrónico para mandarle el cuestionario. Sería de gran ayuda para mí.”
   No sé si el viejo Pancho se comunicó con el joven estudiante Vismar. Pero la mejor ayuda estará en la fecunda vida de este periodista cubano que vivió y disfrutó cada minuto de su vida profesional.