martes, 18 de diciembre de 2012

Sospechas y disidencias, un libro de Iroel Sánchez que mira a Cuba en la Internet


    El libro Sospechas y disidencias, una mirada cubana en la red, del escritor cubano Iroel Sánchez, se presentó hoy en el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos.
La entrega de la Casa Editora Abril recoge en 157 páginas textos aparecidos en el blog La pupila insomne, que ocupa un importante espacio desde mediados de 2010 entre los sitios digitales cubanos.
   "Este es un esfuerzo para mostrarnos como somos, por decir lo que pensamos y por darnos la posibilidad de armar un grupo de ideas que sirvan como argumentos no solo a Cuba, sino a gente que en todo el mundo comparte valores con nosotros" expresó Sánchez.
   Al hablar de sus experiencias al público, el autor se refirió a las enormes posibilidades que aporta la comunicación a través de la Internet en el enfrentamiento a las campañas mediáticas contra Cuba y otros países bajo la mira de los grandes monopolios de la información.
   El escritor Daniel Chavarria, Premio Nacional de Literatura 2010, tuvo a su cargo la presentación del volumen, cuando reconoció que los textos incluidos demuestran un alto nivel de información actualizada que permite desmontar la propaganda perniciosa contra el planeta, y muy enfilada a demonizar países y líderes populares.
   "El estilo periodístico de Iroel transita por las sutilezas políticas con alto nivel insinuativo, que utiliza finas y sugerentes ironías y emplea, incluso, el sarcasmo oportuno que hacen al lector reflexionar y hasta divertirse, inolvidable manera de aprender", agregó el novelista.
   Por su parte, Rosa Miriam Elizalde, periodista y editora del sitio digital Cubadebate, sobre el origen de los textos del libro de Sánchez comentó que el blog La pupila insomne es "un objeto tangible, un diario de marca personal que no renuncia a comunicar y hacerse entender, que no disfraza su intencionalidad política".
   "Su compromiso no es un desiderátum presente en solemnes declaraciones, sino una construcción en la que se involucra quien escribe y quien lee, que dialoga y que habla tanto como escucha, apoyado más que en una plataforma tecnológica, en una fe revolucionaria", subrayó Elizalde.