sábado, 15 de diciembre de 2012

Emigrados cubanos en Estados Unidos apoyan causa de Los Cinco


por Miguel Fernández Martínez

   La Alianza Martiana y lo mejor de la emigración cubana en  Estados Unidos está en la primera fila defendiendo la justa causa de los cinco antiterroristas cubanos prisioneros en cárceles norteamericanas, aseguró el activista Max Lesnik.
   "Ese imperio revuelto y brutal nos odia por buenos cubanos, a los que están aquí y los que están allá", afirmó el presidente de la Alianza, una sombrilla de organizaciones que aboga por el restablecimiento de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba.
   Lesnik apoyó la causa de Gerardo Hernández, Fernando González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y René González, reconocidos internacionalmente como Los Cinco, en un encuentro con importantes personalidades de las artes, la cultura y el pensamiento de la isla y donde estaban presentes familiares de los luchadores cubanos.
   Gerardo, Fernando, Antonio, Ramón y René, arrestados por el Buró Federal de Investigaciones estadounidense en 1998, fueron condenados a severas penas por monitorear a grupos terroristas anticubanos asentados en Miami.
   El activista cubano, que emigró a Estados Unidos en 1961, se refirió al silencio cómplice de la prensa norteamericana y su negativa a divulgar la verdad acerca de la causa de los cinco antiterroristas cubanos.
   Max se refirió a las vallas publicitarias que la Alianza Martiana ha colocado en céntricas calles de la ciudad de Miami a favor de la libertad de Los Cinco, y que no han durado 24 horas, por la presión que ejercen los grupos intransigentes, repletos de odio y con una actitud negativa para con Cuba y su pueblo.
   "Hubo que retirar las vallas porque en Miami no hay libertad de expresión", afirmó categórico Lesnik, refiriéndose a los gigantescos carteles que se colocaron en una importante intersección de la Avenida 37, el 12 de enero de 2011, y otra más reciente colocada en la esquina de la 17 Avenida y la primera calle del South West de Miami.
   También denunció la manipulación de las grandes cadenas informativas que dejaron de transmitir entrevistas donde él alzaba su voz para denunciar la injusticia cometida contra los cinco cubanos.
   "Ese silencio total hay que romperlo luchando, luchando y luchando", dijo enfático el líder comunitario cubanoamericano.