lunes, 3 de diciembre de 2012

Alan Gross demanda al gobierno de Estados Unidos por 60 millones de dólares


Alan Gross, el “contratista” estadounidense condenado a 15 años de prisión en Cuba por introducir en la Isla, de manera ilegal, equipos de comunicación por satélite de uso militar, ha demandado este viernes al Gobierno de Estados Unidos y a la empresa que le contrató en la que reclama una indemnización de 60 millones de dólares (47,1 millones de euros) por no advertirle de los riesgos que conllevaba su trabajo y que le ha privado de libertad desde diciembre de 2009.
En la demanda interpuesta ante el tribunal del Distrito de Washington, Gross y su esposa, Judy Gross, alegan que la empresa que le contrató, Development Alternatives Inc (DAI), con sede en Maryland, y el Gobierno estadounidense “no revelaron a Gross de forma adecuada, tanto antes como después de que comenzó a viajar a Cuba, los riesgos materiales que enfrentaba debido a su participación en el proyecto”.
Gross sostiene en la demanda que la DAI y el Gobierno “no tomaron medidas adecuadas” para prepararle y protegerle durante sus viajes a Cuba y que “ignoraron las reiteradas preocupaciones de seguridad de Gross para que así la DAI pudiera seguir generando ingresos significativos y el Gobierno pudiera seguir usando a Gross como un peón en sus iniciativas generales de políticas hacia Cuba”.
Desde el Departamento de Justicia estadounidense, el portavoz Charles Miller se ha limitado a responder que “el caso está siendo revisado”. (Con información de Agencias)

Tomado del sitio digital La Pupila Insomne