lunes, 30 de abril de 2012

Antiterrorista cubano Ramón Labañino envía carta a emigrados de la Isla en Estados Unidos

   Es la hora de unir nuestros esfuerzos y energías por el bien de Cuba y por la humanidad toda, expresó el antiterrorista cubano Ramón Labañino, en carta a los asistentes al primer Encuentro Nacional de Cubanos Residentes en Estados Unidos.
  La misiva, firmada por uno de los cinco cubanos encarcelados en Estados Unidos desde 1998 y condenado injustamente a 30 años de cárcel, fue dirigida a los emigrados de la isla que se reunieron en esta ciudad, bajo el auspicio de la Sección de Intereses de Cuba en Washington.
   "Hemos tenido el alto honor de conocer bien a muchos de ustedes, que aún, en las más difíciles y adversas circunstancias, en medio de peligro, en riesgo incluso de sus propias vidas, han elevado con valor y dignidad el decoro y la responsabilidad de ser cubanos y patriotas", subrayó Ramón en su carta enviada desde la prisión de Jesup, en Atlanta.
   En la reunión, que agrupó a isleños asentados en diferentes ciudades estadounidenses, se exigió la inmediata liberación de Antonio Guerrero, Fernando González, Ramón Labañino, René González y Gerardo Hernández.
   Los cinco luchadores cubanos fueron condenados a exageradas penas por informar sobre planes de acciones violentas contra Cuba fraguados por grupos terroristas basados en territorio de Estados Unidos.
   También se abordó el tema del bloqueo económico, comercial, y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo, que obstaculiza la normalización de la relaciones entre ambas naciones.
   En una videoconferencia ofrecida por el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Dagoberto Rodríguez, los participantes al evento conocieron que este cerco económico ha costado a la Isla más de 975 mil millones de dólares y constituye una violación de la Carta de Naciones Unidas y de las normas del Derecho Internacional.
   Labañino agregó en la epístola, firmada a nombre de Los Cinco, que "les extendemos nuestra gratitud eterna, y sepan de nuestra confianza en que en un futuro cercano, podamos reunirnos todo bajo la palma real y a la sombra única de nuestra insignia nacional, la de la estrella solitaria".

Tomado del sitio digital de Prensa Latina