domingo, 17 de marzo de 2013

Emigrados cubanos abogan por mejoramiento de relaciones entre Cuba y Estados Unidos


   Integrantes del grupo Cuban Americans For Engagement (CAFE) realizaron un viaje a Washington DC, capital de Estados Unidos, para reunirse con legisladores funcionarios de diferentes áreas del gobierno federal estadounidense.
   Tres grupos de miembros de CAFE se reunieron con senadores y representantes en el Capitolio, entre ellos los demócratas Sam Farr, de California, Joe García, de Florida, y por Jim McGovern, de Massachusetts.  
   Los representantes de CAFÉ también fueron recibidos en el Departamento de Estado.
   Se reunieron además con dos destacados analistas de las relaciones Estados Unidos-Cuba, uno de ellos Peter Kornbluh, analista principal del Archivo de Seguridad Nacional de la Universidad George Washington, y Wane Smith, el primer jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana para 1977-82, quien ofreció un análisis de la política actual y generó un debate productivo.
   También visitaron la Sección de Intereses de Cuba en Washington y se reunieron con el Embajador cubano José Ramón Cabañas y otros miembros del equipo isleño
   A la delegación del grupo CAFÉ se integraon los miembros de otras organizaciones, como la Fundación para la Normalización de las relaciones Estados Unidos-Cuba (FORNORM), y la Alianza Cubano-Americana.
Estuvieron acompañados además por el Rev. Ortega Dopico, presidente del Consejo de Iglesias de Cuba, además de ser un pastor presbiteriano en la Iglesia Presbiteriana de La Habana, Cuba.
   LAWG (Latin American Working Group) y WOLA (Washington Office on Latin America) fue sede de las reuniones y organizó las agendas de citas, apoyados además por el Centro para la Democracia en las Américas (CDA).
   Durante la visita al Congreso, los integrantes de CAFÉ  reiteraron el mensaje de que el electorado cubano-americano en Estados Unidos se integra con una polifonía de voces y que ningún funcionario electo en cualquiera de las Cámaras tiene el derecho de hablar en nombre de la comunidad en su conjunto.
   Sobre el tema de las prohibiciones para viajar a Cuba se compartieron los resultados de las encuestas repetidas que confirman la fuerte oposición a la política de restringir los viajes de los cubanoamericanos a la isla y destacó la tendencia demográfica que indica que esta mayoría no hará sino crecer.
   Los miembros de CAFÉ desafiaron a los políticos visitados a pensar creativa y contextualmente en las posibles soluciones al dilema creado después del arresto y posterior condena de Alan Gross en Cuba.
   En todos los casos, se trató de transmitir el mensaje de que el problema entre Estados Unidos y Cuba va mucho más allá que el caso de Gross y el fondo de una inspección más cercana, que tenga en cuenta la historia de los conflictos y errores de diseño que la era Bush, bajo los programas de la USAID tienen.
   Durante el encuentro celebrado en el Departamento de Estado, coincidieron con coincidió senador Patrick Leahy en una proposición central que debe haber negociaciones entre ambas naciones en una forma que permita la liberación del señor Gross "para crear un espacio por el que una relación bilateral podría alcanzar”.
   Se hizo hincapié en que las elecciones recientes corroboraron que el grupo demográfico cubano-americano en el sur de Florida, donde se concentra el 59% de la población cubano-americana en los EE.UU., cambió considerablemente en sus posturas políticas electorales.
   El presidente Obama fue reelegido después de haber dado pasos positivos hacia el restablecimiento de los viajes familiares de los cubano-americanos al tiempo que permite los viajes de ciudadanos estadounidenses a través de los "de pueblo a pueblo" licencias.
  En el Departamento de Estado se entabló un diálogo con el Director de la Oficina de Asuntos Cubanos, Raymond McGrath, sobre algunos aspectos de la cultura política cubana, como el concepto de soberanía y nacionalismo presente en el imaginario colectivo cubano.
   Desde esa perspectiva, se repitió que el embargo es vilipendiado por una gran mayoría de los cubanos, independientemente de su ideología. La Ley Helms-Burton es una mala base para cualquier política hacia la isla.
   En la actualidad, es especialmente negativo porque su enfoque provocador e injerencista ni incentivar ni acompañar los cambios que tienen lugar en Cuba y la comunidad cubano-americana. Por el contrario, sirve como obstáculo en futuras relaciones.
   El principal mensaje dado por CAFÉ al Departamento de Estado, fue la necesidad de reevaluar la inclusión injustificada de Cuba en la lista de estados patrocinadores del terrorismo.
   CAFÉ considera que dicha lista es una herramienta adecuada para alertar a otras naciones y proteger a los EE.UU. frente a las amenazas terroristas muy reales, pero se desacredita cuando se utiliza con el fin de perseguir otros intereses.
   Manifestaron además que durante los últimos treinta años no ha habido ninguna evidencia sustancial que justifique la inclusión de Cuba en esta lista.
   En la Sección de Intereses de Cuba en Washington los miembros de CAFÉ fueron recibidos por José Ramón Cabañas, el nuevo embajador, y Juan Lamiguero, Primer Secretario de esta oficina.
   Durante el encuentro se reiteraron los cuatro puntos propuesto en la última visita en abril de 2012:
1) Apertura a los cubano-americanos como inversores en las pequeñas empresas que se están creando en Cuba.
2) Eliminación de las restricciones que impiden el retorno de grupos específicos de cubanos como balseros, deportistas y médicos que habían abandonado su misión sin el permiso adecuado
3) Hacer que el precio prohibitivo de la expedición de pasaportes a los ciudadanos cubanos que residen fuera de la isla se reduzca según las normas internacionales
4) Eliminación de las barreras y los prejuicios contra los cubano-americanos que desean participar de manera constructiva en los intercambios culturales y académicos con sus homólogos en la isla.
   CAFE reconoció los avances por parte del gobierno cubano durante el 2012 en muchas zonas, sobre todo acerca de la inmigración, que incluyó la eliminación del permiso de salida y la posibilidad de regresar a la isla para ciertos grupos, como los médicos, atletas y balseros son un testimonio de las reformas en curso.
   Con respecto al primer punto (cubano-americanos inversiones en pequeñas empresas) los diplomáticos cubanos explicaron que las leyes de inversión extranjera permiten tales acciones.
   El embajador Cabañas explicó que el aumento de las inversiones de los cubanos residentes fuera de Cuba ha tenido lugar y que la tendencia hacia estas y otras iniciativas que permitan la participación de los emigrantes en el proceso de reforma en curso va en ascenso.
   Otros temas discutidos incluyeron los detalles de la repatriación y cómo emigrantes pudieran abrir negocios o empresas sin dejar de vivir en un país extranjero y la posibilidad de una mayor colaboración académica y oportunidades de estudiar en el extranjero.
   Por su parte, Cabañas reiteró la importancia de lograr la libertad de los cinco antiterroristas cubanos presos en Estados Unidos y cómo esto ha afectado a los familiares de los presos y las posibilidades de negociar otras cuestiones.
   Tanto en el Departamento de Estado y la Sección de Intereses de Cuba, los miembros de CAFE expresaron su esperanza de que Estados Unidos y Cuba podrían aprovechar los años restantes de la administración Obama de avanzar en temas de interés mutuo para los pueblos de ambas naciones.
   En el Departamento de Estado fue alentador escuchar que los EE.UU. ha propuesto una iniciativa conjunta en operaciones de rescate y alivio de desastres naturales.
   La misión diplomática cubana también señaló que Cuba ha propuesto más de 300 temas en áreas como la protección del medio ambiente y lucha contra el narcotráfico.
   La delegación CAFE celebró una reunión cordial con Wayne Smith, ex jefe de la Sección de Intereses de EE.UU. en La Habana y el analista político, Peter Kornbluh, acerca de la manera en que CAFE pueda cumplir con mayor eficacia sus objetivos de lograr un cambio en la política que estaría a favor de un mayor compromiso con Cuba.